Conocé las series argentinas que se exportan al mundo

Thriller, acción y el submundo marginal de exportación. Cada vez son más las producciones locales que se ruedan pensando en la proyección a un mercado global.

La argentina, en lo que a series respecta, está de moda. En la era del reinado del on demand, mientras las cadenas de cable internacionales intentan sobrevivir y superar a los reyes del streaming, todos pelean por llevarse al público para sus rincones de entretenimiento. Las producciones locales, en el último tiempo, pasaron a ser uno de los ases en la manga de los que quieren ganar la contienda.

Se realizaron, están en proceso o por estrenar muchas series producidas en la Argentina, que se ven en canales de cable o streaming. Muchas, en principio, se vieron en la televisión local y a la vez o después las compran las grandes cadenas.

En Penguin Random House contamos cuatro libros basados en dichas series:

 

NAFTA SÚPER, DE SUPERHÉROES CONURBANOS

 Kryptonita (Random House, 2011), la genial novela de Leonardo Oyola, tuvo su gran película homónima, dirigida por Nicanor Loreti en 2015, y batió récords de entradas. Entonces, en 2016 llegó la serie, a cargo del mismo equipo y con su autor original metiendo pluma en el guion. Se vio tanto en Argentina como en otros países de América latina por el canal de cable Space. Entre los protagonistas están Juan Palomino, Pablo Rago, Carca, Jazmín Stuart, Lautaro Delgado, Diego Cremonesi y Diego Capusotto.

En tiempo real y con flashbacks a situaciones que profundizan en el devenir de muchos de los personajes, la historia transcurre 10 meses después de esa noche en el hospital que cuentan el libro y el largometraje. Comienza una noche y termina al mediodía siguiente, durante un encuentro de la banda en La Matanza, cuando se juntan para defenderse de un ataque de viejos enemigos, Policía Bonaerense incluida, y de una poderosa Mara. Son ocho episodios de una hora y, dicen por ahí, el plan es que haya segunda y tercera temporada con gran final.

 

EL JARDÍN DE BRONCE, EL PADRE CONTRA EL MUNDO

La historia de El jardín de bronce está basada en la novela (Random House, 2013) del mismo nombre de Gustavo Malajovich, uno de los guionistas de la mítica y exitosa Los simuladores, que se emitió entre 2002 y 2004 por Telefe y que casualmente ahora integra la grilla de Netflix. Esta serie producida por Pol-ka para HBO se estrenó en junio y se transmitió para toda América latina y Europa. La primera temporada es de ocho capítulos y ya está confirmada la segunda.

Joaquín Furriel es el protagonista, un padre que busca a su hija de cuatro años que desapareció cuando estaba con su niñera. En un thriller ajustadísimo, se enfrenta a la adversidad y más que nada a policías corruptos que dilatan la investigación. El elenco, de lujo, se completa con Luis Luque, Norma Aleandro, Daniel Fanego y Julieta Zylberberg.

SANTA EVITA, LA ABANDERADA DE LOS HUMILDES EN LA TELE

 Basada en el best seller homónimo, Santa Evita fue traducido a múltiples idiomas, del gran Tomás Eloy Martínez (Alfaguara, 1995), clásico moderno de nuestra literatura, la miniserie va a tener ocho capítulos, producidos por la señal Fox, que adquirió los derechos de la novela el año pasado. Aún no se sabe mucho sobre el equipo y el elenco y tiempos de rodaje.

Sí es conocida la trama del libro, acá un resumen absoluto: en la delgada línea que separa la realidad de la ficción, Eloy Martínez cruzó su talento de escritor y periodista con sus herramientas como guionista de cine y ensayista para contar la historia del cadáver de Eva Duarte de Perón y su demencial viaje por el mundo durante más de dos décadas.

 

LA FRAGILIDAD DE LOS CUERPOS, CRÍMENES FERROVIARIOS, PASIÓN Y SUSPENSO

 Producida por Pol-ka y Turner International, basada en la novela homónima de Sergio Olguín (Tusquets, 2012), los ocho episodios de la miniserie se emitieron durante junio de este año por El Trece, para el público local, y para toda América latina por TNT, Space y Cablevisión. Es el principio de la saga de libros protagonizada por la periodista Verónica Rosenthal, que en pantalla es Eva De Dominici. Germán Palacios y Juan Gil Navarro completan el elenco protagónico, y entre otros también actúan Gustavo Garzón, Enrique Piñeyro, Malena Solda y Luis Ziembrowski.

Este policial es a la vieja usanza, con todas las herramientas y mecanismos del género, pero llevado adelante por una investigadora mujer, una periodista que descubre una trama de corrupción y muerte en el ferrocarril. La heroína protagoniza dos libros más, que son los por el momento publicados, Las extranjeras y No hay amores felices (Suma de Letras, 2014 y 2016). El plan del autor es hacer una saga total de 12. Por lo que, aunque aún no hay nada confirmado, existe material suficiente para, como mínimo, una segunda y una tercera temporada en pantalla, donde la protagonista investiga otros mundos atroces.

Continuar leyendo

Patricio Pron gana premio de Narrativa de la provincia de Santa Fe

El escritor rosarino Patricio Pron ganó el Premio Provincial de Narrativa “Alcides Greca” 2017 que entrega el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe, que en esta edición estuvo dedicado al género novela, por su obra “El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia”.

En esta edición del certamen participaron un total de 82 obras de autores santafesinos: 49 en la categoría obra inédita y 33 en la de obra editada.
El jurado, integrado por los escritores Juan José Becerra y Damián Ríos, y la crítica Nora Avaro, valoró que las obras del rosarino, que fue publicada por Random-House Mondadori en 2012, “le da una vuelta autobiográfica a un tópico ya clásico de la literatura argentina: la violencia política de los años 70 y el terrorismo de Estado”.
 “Con gran pericia técnica en la combinación de diferentes registros, incluidas la crónica periodística y la investigación policial, Pron apela a la autoficción para figurar la historia militante de sus padres y reconstruir esa zona negra de la historia en la que las personas desaparecían”,agregó sobre la obra de Pron, que recibirá un premio de 20 mil pesos.
La novela cuenta la historia de un joven escritor argentino regresa a su país de origen para despedirse de su padre enfermo y se adentra involuntariamente en la historia de su familia a la vez que en la suya propia. Al hacerlo, procura comprender quién fue su padre y en qué creyó durante los años que precedieron a su nacimiento, un período de convulsión política en Argentina lleno de atrocidades y clandestinidad.
Por si te interesa más de la narrativa de Patricio Pron, también tenemos publicadas sus otras novelas: “El comienzo de la primavera”, “El mundo sin las personas que lo afean”,  “No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles”, “Nosotros caminamos en sueños” y “La vida interior de las plantas de interior”.
Continuar leyendo

Crónicas del desamor, de Elena Ferrante

Volvemos con una reseña de nuestra querida colega Gretel Bohoslavsky, vendedora de Galerna Puerto Madero, esta vez eligió a Elena Ferrante, la escritora misteriosa de la nueva literatura italiana, e incluso nos devela su posible identidad y la profundidad de su obra.

Elena Ferrante es el seudónimo de una escritora italiana de quien aún desconocemos su verdadera identidad; algunos creen que podría ser Anita Raja, traductora italiana y mujer del escritor Domenico Starnone. La decisión de permanecer oculta es una muestra más de la gran astucia de la autora y una necesidad de no limitarse para poder experimentar una verdadera libertad creativa.

La saga Dos amigas compuesta por cuatro libros, La amiga estupenda (2011), Un mal nombre (2012), Las deudas del cuerpo (2013) y La niña perdida (2014), ha sido un verdadero acontecimiento literario y se ha convertido en una gran influencia y en un espejo para sus lectores. La tetralogía, que es en verdad una sola obra, narra la vida y amistad de Lila y Lenù que crecen en un barrio pobre de Nápoles a mediados del siglo pasado y comprende infancia, adolescencia, adultez y vejez de sus protagonistas.

 Crónicas del desamor reúne tres novelas breves editadas con anterioridad a dicho fenómeno, la primera El amor molesto publicada en 1992 seguida de Los días del abandono, en 2002 y La hija oscura editada en 2006. El libro funciona como una perfecta introducción a la obra de Elena Ferrante, nos anticipa el estilo y la voz que perfeccionará con enorme maestría. Podemos reconocer la influencia de autoras como Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Christa Wolf y de las italianas Elsa Morante y Natalia Ginzburg. El sentimiento común a todas las mujeres que Natalia Ginzburg sintetizó como “el peligro continuo de caer en un gran pozo” encuentra su correlato en Crónicas del desamor. La escritura de Elena Ferrante es clara, limpia, por momentos imprecisa y siempre de una dramática contundencia.

En El amor molesto Delia intenta resolver el misterio que envuelve la muerte de su madre, Amalia. La estructura es fragmentaria, el uso de la elipsis y el clima de una marcada violencia y ambigüedad construyen un relato que conmueve y produce en el lector una cierta animadversión. Las claves para determinar en qué condiciones y por qué motivos su madre se ahogó le exigen a la protagonista examinar su infancia, en donde la violencia doméstica y el machismo del padre revelan a una madre sometida, dócil y vínculos familiares delineados por la culpa y por el permanente intento de construir una identidad.

Los días del abandono es la historia de Olga, una madre de dos niños que es abandonada por su marido luego de 15 años de matrimonio. Comienza así un proceso de disolución del yo de la protagonista, un abatimiento cargado de desesperación, celos y reproches seguido de un desdoblamiento y de la pérdida de la objetividad y el vacío de sentido de un duelo sin concesiones. El amor materno aparece en su total desmesura, el egoísmo paterno en su compleja torpeza y los encuentros sexuales se mueven entre la grotesca insatisfacción de lo casual y la plenitud de las fantasías.

Por último en La hija oscura, Leda, una profesora universitaria de literatura inglesa, decide tomarse unas vacaciones en una playa al sur de Italia. Sus hijas se han ido a vivir con su padre a Canadá y tras 25 años se siente libre nuevamente. Allí conocerá a Nina y su hija Elena, y la visión de esta mujer con su niña la llevará tanto a querer protegerlas de un entorno que considera inadecuado como a esconder la muñeca de la que Elena no se despega. La obligará a revisar su pasado, el vínculo con sus dos hijas, las elecciones que ha tomado y a sobreponerse al síndrome del nido vacío.

La amistad, las muñecas y los juegos de la infancia, los dobles, los secretos y la traición son algunos de los temas en la obra de Elena Ferrante; lo popular frente a lo académico, lo vulgar y lo sofisticado, el dialecto y el italiano, las raíces napolitanas frente a ciudades como Roma, Florencia o Turín. Las dificultades de la mujer que se debate entre la maternidad y su profesión, las cuestiones de clase, la hipocresía de los vínculos. Y principalmente el flujo de conciencia de sus personajes, sin censura y de un profunda valentía.

Gretel Bohoslavsky

Continuar leyendo

Cadáver exquisito, la impactante novela ganadora del Premio Clarín-Alfaguara

Agustina Bazterrica es la autora de Cadáver exquisito, la novela ganadora del Premio Clarín-Alfaguara, que aborda una sociedad distópica en la que está legitimado el canibalismo.

A causa de un virus mortal que afecta a los animales y contagia a los seres humanos, el mundo se ha convertido en un lugar gris, escéptico e inhóspito, y la sociedad se divide entre aquellos que comen y aquellos que son comidos.

¿Qué resto de humanismo puede caber cuando los cuerpos de los muertos son cremados para evitar su consumo? ¿En qué lugar queda el vínculo con el otro si, de verdad, somos lo que comemos? En esta despiadada distopía -tan brutal como sutil, tan alegórica como realista-, Agustina Bazterrica inspira, con el poder explosivo de la ficción, sensaciones y debates de suma actualidad.

 

Continuar leyendo

Cuestionario a autores: hoy Gabriela Cabezón Cámara

Arrancamos con una nueva sección: el cuestionario a nuestros autores, porque nos interesa conocer y poder mostrarte el corazón de la escritura, el “cómo lo hizo el escritor”, algo de su mundo de interno.

Nuestra primer cuestionada es Gabriela Cabezón Cámara, autora de “Las aventuras de la China Iron”, libro recientemente publicado en el sello Literatura Random House, en este novela se mete con La china, un personaje silencioso y desdibujado del clásico Martín Fierro de José Hernández:  La china, es la mujer de fierro, que es muy joven, casi una adolescente. La china de Gabriela, en cambio toma voz y voto, y así comienzan las aventuras de una mujer liberada recorriendo la historia con su deseo como motor.

 LyL: ¿Cómo nació este libro?

GCC: Hace unos años, en 2013, tuve mucha suerte y me invitaron a ser escritora residente en la Universidad de Berkeley, California. Es una ciudad donde los autos paran para que las ardillas crucen la calle, imagínense la tranquilidad y la belleza. Como única contraprestación, tenía que dar un taller literario dos horas por semana. A mí los académicos me intimidan un poco, así que estaba aterrada. Se me ocurrió dar una taller sobre narrativa escrita en verso. En nuestro país, eso es literatura gauchesca. Así que allá fui con Martín Fierro, La Refalosa y todos sus compañeros. Leyéndolos a fondo me di cuenta de que no había en la gauchesca ninguna mujer que tuviera voz y mucho menos que fuera la que contaba la historia entera. Y me pareció muy divertido empezar a pensarla.

LyL: ¿Cómo fue para vos el proceso de verlo crecer?

GCC: Fue un proceso feliz; es la más luminosa y lúdica de mis novelas, la más llena de amor. No sólo de amor sentimental y erótico; está llena de amor a la naturaleza y a los animales también. Aunque no deja de ser profundamente  política: al reescribir Martín Fierro, escribe también una historia alternativa de nuestro país. Empieza cuando la china, lo que es decir la mujer, no tiene ni nombre la mujer de Fierro en El gaucho Martín Fierro, tiene 14 años, dos hijos y se llevan a Fierro al ejército. Ella encuentra un perrito negro y se pone a jugar como la nena que es. En el caserío en el que vive aparece una inglesa cuyo marido fue llevado por la leva también. La china, que es bastante blanca, se le sube a la carreta con el perrito: piensa que la inglesa debe ser su pariente. Salen a buscar al inglés y la estancia de la que el matrimonio debía hacerse cargo. Para eso atraviesan media llanura. En la carreta, la china aprende muchas cosas. Para empezar, que china no es un nombre. Josefina la bautiza la inglesa. Y después, el mundo entero a través de todos los productos manufacturados ingleses que lleva la carreta. El té, por ejemplo, le depara saber qué es la India, qué son los continentes, qué una religión diferente, qué un mundo esférico. Luego llegarán a un fortín-estancia dirigido por José Hernández. Y no les cuento más así la leen.

LyL: ¿Por qué elegiste ese título?

GCC: Porque quería rescatar la belleza de la literatura cuando uno empieza a leer: contar aventuras, contar un mundo nuevo

LyL: ¿Qué es escribir para vos?

GCC: Fabricarme un lugar en el mundo, un refugio, un espacio para estar en paz

LyL: ¿Qué esperas qué pasé con esta historia?

GCC: Me encantaría que la lea mucha gente. Y que después me cuenten qué pensaron.

Continuar leyendo