Premian los libros mejor editados en el país

La Cámara Argentina de Publicaciones (CAP) entregó premios a los libros mejor editados en el país y mejor impresos durante el año pasado, en una ceremonia que se realizó en el Museo de Arte Decorativo.

El reconocimiento tiene como objetivo ser un estímulo para la industria y su creatividad en épocas en que la venta de libros sufre vaivenes.

El premio a los libros mejor editados en la Argentina se entrega por segundo año consecutivo, mientras que el reconocimiento a los mejores impresos va por su 29a. edición.

poesia completa fogwill
Toda la poesía de Fogwill reunida por primera vez en un volumen, con prólogo de Arturo Carrera y un libro inédito, Gente muy fea.

En la nómina de mejores editados hay primer y segundo premio en distintas categorías. Fueron elegidos en Ficción Stoner, de John Williams (Fiordo Editorial) y Poesía completa de Fogwill (Alfaguara). En No ficción, Los Oesterheld, de Fernanda Nicolini y Alicia Beltrami (Sudamericana) y De aquí para allá, de Hebe Uhart(Adriana Hidalgo). En el caso de Infantiles, se seleccionaron Mi pequeño, de Germano Zullo y Albertine (Limonero) y Emocionario, de Cristina Nuñez Pereira y Rafael Valcárcel (V&R Editoras). Hubo una mención especial para Doce Pescadores, de Franco Vaccarini y Vanina Starkoff (Macma Ediciones).

También se reconoce, en el género juvenil, Los ojos del perro siberiano, de Antonio Santa Ana (Editorial Norma) y La vida en el cielo, de Agualuza (Cántaro). En la categoría Ilustrado, La mano del pintor, de María Luque (Sigilo) y Muebles recuperados, de Virginia Escribano (Albatros).

 

Continuar leyendo

Ray Loriga visita la Argentina

 

Ray Loriga (Madrid, 1967), novelista, guionista y director de cine, es autor de las novelas Lo peor de todo (1992), Héroes (1993), Caídos del cielo (1995), Tokio ya no nos quiere (1999), Trífero (2000 y 2014), El hombre que inventó Manhattan (2004), Ya sólo habla de amor (2008), Sombrero y Mississippi(2010), El bebedor de lágrimas (2011) y Za Za, emperador de Ibiza (2014), y de los libros de relatos Días extraños (1994), Días aún más extraños (2007) y Los oficiales y El destino de Cordelia (2009). Su obra literaria, traducida a catorce idiomas, es una de las mejor valoradas por la crítica nacional e internacional. Como guionista de cine ha colaborado, entre otros, con Pedro Almodóvar y Carlos Saura. Ha dirigido las películas La pistola de mi hermano, adaptación de su novela Caídos del cielo, y Teresa, el cuerpo de Cristo. Ha colaborado en publicaciones como Ajoblanco, El Europeo y El País.

Identificado con el realismo sucio español, admira a novelistas como William Burroughs o Jack Kerouac. Obtuvo el Premio Alfaguara de Novela 2017 por Rendición. El jurado dijo “Una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos”.

 

Sobre Rendición:

¿Quiénes somos cuando nos cambian las circunstancias?

rendicion

La guerra dura ya una década y nadie sabe a ciencia cierta cómo transcurre, qué bando fue el agresor y cuál el agredido. En la comarca, la vida ha continuado entre el temor a la delación y la añoranza de los que fueron al frente. Cuando llega el momento de evacuar la zona por seguridad, él emprende camino junto a su mujer y al niño Julio, que ayuda a amortiguar el dolor por la ausencia de los hijos soldados.

Un futuro protegido parece aguardarles en la ciudad transparente, donde todo es de dominio público y extrañamente alegre. Allí los recuerdos desaparecen; no existe intimidad, ni siquiera se puede sentir miedo. Hasta el momento en que la conciencia despierta y se impone asumir las consecuencias.

«Una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos. A través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos.»

Del acta del jurado del XX Premio Alfaguara de novela, presidido por Elena Poniatowska y compuesto por Eva Cosculluela, Juan Cruz, Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin y Pilar Reyes.

 

Continuar leyendo

Chimamanda Ngozi Adichie, la feminista nigeriana que eligió Beyoncé

Chimamanda Ngozi Adichie es una destacada escritora, con varios premios y reconocimientos en su haber. La charla TEDx que brindó hace unos años dio un nuevo inicio al debate.

La escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie (39) es una de las voces más destacadas del feminismo actual. Estudió comunicación y ciencias políticas en Filadelfia y escribió novelas y ensayos que dieron la vuelta al mundo. Aseguró que el sello de “feminista” le abrió un cierto nivel de hostilidad que no había experimentado antes como figura pública y se animó a meter el dedo en la llaga.

chimamanda
“Enseñamos a las jóvenes que pueden tener ambición, pero no mucha… Que pueden ser exitosas, pero no demasiado… De lo contrario, serán una amenaza para los hombres” reflexionó durante la charla TEDx que dio en 2012 sobre lo que significa ser feminista en el siglo XXI. Allí, soñó un mundo diferente y más justo, con hombres y mujeres más felices.

Su emblemática conferencia dio un nuevo inicio al debate, tanto, que hasta la cantante Beyoncé sumó un fragmento del discurso en el video de su canción Flawless. Sus palabras quedaron plasmadas en un libro, Todos deberíamos ser feministas (Random House), que formó parte de la lista de best sellers y fue distribuido en las escuelas de Suecia en forma gratuita a los adolescentes.

querida Ijeawele

En su ultimo libro “Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo”, Chimamanda Ngozi Adichie se propone dar consejos y acciones concretas sobre la formación en el feminismo a los más jóvenes, apuntando a una educación desde la niñez.

«En lugar de enseñarle a tu hija a agradar, enséñale a ser sincera. Y amable. Y valiente. Anímala a decir lo que piensa, a decir lo que opina en realidad, a decir la verdad. […] Dile que, si algo la incomoda, se queje, grite.»

El feminismo empieza en la educación. Con su voz cálida y directa, Chimamanda Ngozi Adichie dirige esta emotiva carta a una joven madre que acaba de dar a luz. En sus quince consejos, reivindica la formación de nuestros hijos en la igualdad y el respeto, el amor por los orígenes y la cultura. Una invitación a rechazar estereotipos, a abrazar el fracaso y a luchar por una sociedad más justa. Una bella misiva con reflexiones tan honestas como necesarias que conquistará por igual a madres, padres, hijos e hijas.

«Una pensadora y escritora extraordinariamente autoconsciente, con la capacidad de criticar nuestra sociedad sin burla ni condescendencia ni polémicas impostadas.» The New York Times

Continuar leyendo

Inés Garland: “La idea del amor romántico que tenemos no debería ser la única posible”

¿Se puede entablar una relación amorosa que no implique los lazos tradicionales? La autora de “La arquitectura del océano” habla de su nueva novela, “Una vida más verdadera” (Alfaguara), que gira alrededor del misterio que se provoca cuando dos personas se encuentran.

Reproducimos una nota de Patricio Zunini sobre el ultimo libro de Inés Garland, Una vida más verdadera.

garland_inesInés Garland es escritora, traductora (de Lydia Davis, Sharon Olds) y periodista. Colabora con distintos medios gráficos y enseña escritura creativa en la Argentina y Chile. Escribió libros para jóvenes como Piedra, papel o tijera (Santillana, 2009) -que recibió el galardón de ALIJA (Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Argentina) y que coronó a su autora como la primera hispanoparlante merecedora del Deutscher Jugendliteraturpreis, uno de los premios más importantes del mundo editorial en Europa-; El jefe de la manada (2014) y Los ojos de la noche (2016). En Alfaguara publicó la novela El rey de los centauros (2006) y los libros de cuentos Una reina perfecta (2008) -premiado por el Fondo Nacional de las Artes- y La arquitectura del océano (2014). Una vida más verdadera es su nueva obra.

La nueva novela de Inés Garland (Una reina perfecta, El rey de los centauros) es Una vida más verdadera (Ed. Alfaguara). Esta novela sigue el camino de los cuentos de su libro anterior, La arquitectura del océano, que tenían de núcleo el amor como problema. Aquí vivimos la relación entre una mujer —de la que no sabemos su nombre— y un hombre —de quien apenas sabemos que es casado y se llama P.— y de las tensiones de esta pareja de amantes, que no quiere caer en las etiquetas habituales.

Una vida más verdadera habla también de la necesidad de encontrar una relación nueva, más ajustada para ellos y, por lo tanto, “más verdadera”. Esa búsqueda es la que marca el rumbo pero, sin embargo, aparece siempre velada. Garland carga la novela de silencios y, por momentos, convierte a la hoja en una pantalla de WhatsApp —con todos los malentendidos que eso implica.

¿Cuánto podemos saber —es decir: poseer— del otro? ¿Cómo se puede saltar las imposiciones tradicionales de una relación? Con ella hablamos de estos temas y, por supuesto, de la idea del amor que se propone en la novela:

—A raíz de este libro —dice—, de La arquitectura del océano y también de “La zorra ilusa”, que es una obra que se está dando ahora, me di cuenta de que a medida de que voy escribiendo va cambiando mi idea del amor. Yo me pregunto escribiendo y voy cambiando la respuesta. No tengo la menor idea de qué es el amor. Pasé de algo de mucha idealización y exigencia sobre el otro y sobre mí misma, a una mayor tolerancia, a mayor ternura, a pedir menos. A la vez, el sueño de amor romántico de Hollywood —que nos engañó— sigue siendo algo muy difícil de contrarrestar.

¿Esos cambios sobre el amor están asociados a cambios en tu vida? Me refiero a parejas, hijos.

—El amor cambia según con quién te estés relacionando. Yo estuve muchos años sola y la soledad también te va cambiando. Por ejemplo, después de muchos años de matrimonio había cosas que le echaba la culpa, por decir entre comillas, a mi ex marido y cuando estuve sola me di cuenta de que había voces que le atribuía a él y que era internas. Era yo la que me hablaba o me trataba de ese modo. Cuando pude cambiar la forma en que yo me miraba a mí misma el afuera cambió en su mirada sobre mí. Después, hay otro universo dentro del amor, que es el misterio enorme de estar con alguien y la alquimia que se produce con esa persona y qué saca de vos y qué saca de vos el otro.

Una apasionada relación adúltera entre dos ex compañeros del colegio.
Una apasionada relación adúltera entre dos ex compañeros del colegio.

Recién decías que te hacés preguntas mientras escribís. En este libro esas preguntas aparecen explícitamente, y son interrogantes muy potentes porque no tienen repuesta.

—Es que esas preguntas no tienen respuesta. Pero es la búsqueda de más preguntas lo que me lleva para adelante. No me gustaría que las preguntas y las respuestas fueran siempre las mismas. Creo que eso sería estar estancado.

Una vida más verdadera también está llena de silencios. Poco sabemos de los personajes más allá de los breves momentos en que se encuentran.

—Tienen que ver con la vida alrededor de esos encuentros mínimos, que es también la forma en que veo las relaciones. A veces queremos cambiar las cosas y que la relación sea todo y la vida alrededor sea lo mínimo. A esos silencios los sostuve con mucha firmeza, quería que estuviera ese espacio alrededor para que fuera rellenado por el lector de la forma que quisiera; por eso se sabe tan poco. Los encuentros viven el paso del enamoramiento, del encuentro profundo con el otro a que lentamente se empiece a meter todo lo de alrededor y genere las situaciones en donde uno se pregunta si no se puede inventar otra cosa. Una de las cosas que más me interesaba cuando escribí la novela era esa pregunta: ¿No se puede inventar otra forma que de estar con una persona? Siempre me interesó pensar otra forma de estar con alguien. ¿Qué pasa entre dos personas para que se junten? ¿Qué pasa para que se separen? Son preguntas que ni siquiera nos las cuestionamos, vamos con los formatos que nos trajeron. La idea del amor romántico que tenemos no debería ser la única posible.

Sin adelantar absolutamente nada de la novela, ¿esta búsqueda de una nueva relación tiene que ver con la forma “tradicional” de las relaciones? Cuando uno comienza a leer siente que se cuenta la historia de un fracaso.

—Tal vez porque la relación sea tan idealizada. La protagonista busca algo que no sé si se consigue, por lo menos no en forma permanente. Como si fuera una búsqueda casi mística del otro, una fusión, una exageración, una necesidad de entrega absoluta. No lo sé; me estoy haciendo preguntas.

Como en la novela.

—Avanzo con interrogantes en la vida. A partir de cierta edad empecé a hacerme cada vez más preguntas.

La novela es muy explícita en cuanto a relaciones sexuales. Allí hablás de “hacer el amor” y, sin embargo, los encuentros son voraces.

—Está bueno lo de la voracidad, porque tiene que ver con lo que hablábamos hace un rato sobre la fusión: eso de comerse al otro. Digo “hacer el amor” tal vez porque para mí el amor y la fusión se amalgaman en algún punto. Por eso escribir es tan expuesto, alguien te lee y te saca la ficha. El amor y la voracidad y la fusión armen algo que no tiene los bordes muy claros.

¿Cómo se narra el sexo?

—Es difícil, ¿no? Es uno de los temas que me interesa mucho narrar, porque siempre pongo el cuerpo cuando escribo. Hay algo, creo, que hace a la buena literatura: decir, pero dejar mucho espacio para que el lector pueda rellenar e imaginar. En cosas como el sexo necesitás ser lo suficientemente claro para dejar una imagen, pero a la vez tenés que tener la sutileza de no ser demasiado explícito para que el lector pueda completar con su propia fantasía. Hay que dejar que dejar lugar, porque somos iguales pero muy diferentes.

Continuar leyendo