Mi vida en Huel

Walter Ciancia, Yenny Alto Palermo
Walter Ciancia, Yenny Alto Palermo

Mariana me habla de Walter:  “Es re-tímido, cuando lo conocí apenas hablábamos. De a poco me fue preguntando cosas y a hablar de los libros que le interesan. Pero siempre como con cautela, es respetuoso y tiene un ritmo tranquilo. Incluso en su cuerpo, en su postura, tiene ese andar sereno. Con el tiempo descubrí que no es tímido en realidad, y cuando más lo iba conociendo más y más charlamos de libros y de teatro, su gran pasión. Se nota que le gusta lo que hace”.

Y cuando le preguntamos a Walter porque eligió Bizzio nos dijo: “Porque me gustó mucho Rabia. Y no había leído nada más del autor. Y leo bastante variado. Trabajo hace dos años y medio en Yenny y durante un tiempo hice reseñas de teatro”.

 

Mi vida en Huel de Sergio Bizzio

Es una novela corta y de lectura ágil, amigable que narra la historia de una joven que tras la muerte de su madre, debe ir a vivir con su padre en un pueblo llamado Huel. Despojada de su anterior vida debe compartir la casa con su padre, a quien no ve desde hace mucho tiempo y el hijo de la ex mujer de su padre. La situación se complica cuando la ex mujer regresa y reclama la casa. Esto encamina al padre en la difícil tarea de construir una cabaña para albergar a su hija, su hijastro y a él. Esta tarea se verá obstaculizada por unas presencias misteriosas que destruirán los cimientos de la cabaña en construcción.

Si bien es una novela con un argumento claro y de fácil entendimiento hay algo en la narración de los hechos que da al lector la posibilidad de interpretar la novela desde otros puntos de vista. Hay un subtexto claro asociado a lo onírico. La muerte de la madre es la caída en la madriguera y Huel es el país de las maravillas pero para nada parecido al imaginario Carroll. Nunca da a entender que la nena sueña, pero los personajes y las acciones pueden corresponder con algo que sucede en un sueño.

El anhelo de la protagonista de ser poeta y llegar a un pueblo que no le da las herramientas para hacerlo. El deseo de la protagonista se pone en juego en la primer página cuando la madre muere en un accidente de tránsito mientras la niña le leía por teléfono su último escrito.  Este contacto con su lado poeta va a estar latente a lo largo de la novela en diferentes situaciones que contrastan con crímenes, asesinatos y revelaciones inesperadas. Quizás es esa aspiración de poeta de la protagonista que tiñen la narración y convierten los hechos extraños en metáforas. Quizás Huel no es más que el inicio de su adolescencia, un lugar desolado en el que su madre está muerta, su padre parece estarlo, las poesías están en un libro de cocina y son leídas por un hombre ciego.

Huel es ese pueblo en la cabeza de una niña que por sus pensamientos corre desánimo y resignación. Las palabras de un padre en silencio que construye mientras los demás duermen. Una Madre que la hunde en este nuevo mundo que parece no tener otra salida que un tren a alguna parte.

Walter Ciancia

Continuar leyendo

Hasta que puedas quererte solo

Escribo estas palabras con las manos endurecidas. El cuerpo tiene sed y el alma se siente sola, pero me siento mejor al rememorar las palabras de mi anfitrión, las palabras que me dijo el compañero cincuentón , ese que el azar quiso que yo nunca volviera a ver, ese del cual no recuerdo casi nada, excepto el bronceado y el oro falsos. “Pase lo que pase vos vení”, me dijo, “que acá te vamos a querer, hasta que puedas quererte solo”.

Hasta que puedas quererte solo, Pablo Ramos, ALFAGUARA, Julio 2016
Hasta que puedas quererte solo, Pablo Ramos, ALFAGUARA, Julio 2016

Así, Pablo Ramos nos abre la puerta a su nuevo libro Hasta que puedas quererte solo, en un cruce entre la crónica y la autobiografía, y convoca en este libro a todos sus fantasmas, que son también los de una sociedad donde el alcoholismo y la adicción a las drogas dibujan el paisaje cotidiano en las familias y los barrios.

Los convoca y los desnuda, para mostrar desde adentro cómo es, en el más crudo día a día y lejos de estigmatizaciones y complacencias, la vida de un adicto. Adictos que no son estereotipos, sino seres humanos que se llaman Lulú, Isabel, Willy, Rolando, Andrea… y el propio autor, que escribió estas crónicas con conocimiento de causa, en el vaivén de sobriedades y recaídas, y en la convicción de que existe una salida: el Programa de los Doce Pasos.

Pablo Ramos nació en 1966, en Avellaneda. Su obra ha sido traducida a varios idiomas y ha recibido múltiples premios. Como músico lidera la banda Analfabetos y como guionista obtuvo el Premio Opera Prima del INCAA por el trabajo basado en su novela El origen de la tristeza, junto a Oscar Frenkel, y el Premio Tato al mejor guion televisivo 2015 por Historia de un clan, junto a Luis Ortega.

Este jueves, 14 de julio, Ramos estará presentando su libro en la Casa de la Cultura de Avellaneda.Ramos Avellaneda

A continuación les linkeamos una nota que le hicieron en la Viva de Clarín.

Ramos

Continuar leyendo

Borges Imprescindible parte 3

Fernando Torres
Seguimos preguntando a los libreros ¿Cuál es su Borges imprescindible?

Ese texto que no podes dejar de leer, el cuento que te abrió una brecha, el poema que te suspendió en el aire como una enseñanza milenaria. O simplemente ese Borges que quizás te llegó de casualidad, incluso como lectura de colegio y te atrapó en el mar de libros.

Dos libreros nos cuentan sus elecciones, vos te animás a contarnos:

¿Cuál es tu Borges imprescindible?. Dale, escribinos.

 

Martín Manasevich, Distal Libros

Mi nombre es Martín Manasevich y trabajo desde hace doce años en la librería Distal.

Es difícil elegir solo tres textos en la rica obra de Borges. A mí me gustaron los cuentos: “El sur” “El impostor inverosímil Tom Castro” y el poema “Adrogué”.

El primero me gustó por el juego que hace Borges con el tema del espacio-tiempo.  El protagonista Juan Dahlmann es asesinado al final del cuento. Sin embargo esa muerte puede no ser real ya que Juan es enviado a un sanatorio por un accidente. Por la fiebre que padeció pudo haber soñado que viajaba al sur y una vez allí ser acuchillado en una riña. Él quería morir en el sur, igual que su abuelo.

El segundo es un cuento que me causó gracia. El protagonista Tom Castro se quiere hacer pasar por Tichborne,  fallecido en un naufragio, para cumplirle la esperanza de la madre de que su hijo sigue vivo. En la descripción de Tom Castro este es muy diferente a Tichborne.

Y el poema “Adrogué” me gustó por la descripción que hace Borges de su casa y de Adrogué  localidad donde viví desde los 3 meses hasta los 30 años.

 

Fernando Rubio de  La Barca Libros también nos recomienda.

Fernando Rubio, La Barca Libros

Antes que nada, me lamento por excluir “Milonga de Jacinto Chiclana” y “Milonga de dos hermanos”; el poema “La noche que en el sur lo velaron” y “El atroz redentor Lazarus Morell” cuento comienzo de “Historia universal de la infamia”.

Sin embargo, creo que “Anotación al 23 de agosto de 1944“, reflexión del libro Otras inquisiciones (1952), “A Leopoldo Lugones”, poema en prosa, del libro El Hacedor (1960) y “El Golem”, poema del libro “El otro, el mismo” (1964) son, por varias razones, los tres Borges imprescindibles.

El texto “Anotaciones…”, cuyo descubrimiento debo a Héctor Yánover que era un fanático del mismo, me sirvió para mirar a Borges con otros ojos, desde un costado donde no se lo quiere mucho (político); el prólogo de “El Hacedor” que considero un poema en prosa, lo siento como un homenaje que sucede cuando un escritor reconoce en su obra la voz de otro a quien admira y que en cierto sentido algo le adeuda, esa cadena que podría viajar hasta tiempos muy remotos como asegura el poema “Eternoretornógrafo” de Luis Rogelio Nogueras; y “El golem”, que decirte, entre el tema (la creación) y su mezcla de gracia y tristeza hasta me divierte, pienso que es una obra de arte.

Continuar leyendo

Borges y el tango

El martes pasado se cumplieron 30 años de la muerte de Jorge L. Borges y estamos publicando un libro inédito e inesperado. Una investigación sobre el tango que realiza desde una mirada lúcida y ocurrente. Su editor nos cuenta en esta nota como fueron los avatares de este hallazgo.

 

Borges Nota La Nación
El Diario “La Nación” publicita las charlas que diera Borges el 30 de septiembre de 1965

Nota del editor

Las grabaciones que dan origen a este libro llegaron de manos del escritor Bernardo Atxaga en 2002 cuando José Manuel Goikoetxea le entregó unos casetes envueltos y le explicó que habían pertenecido a un gallego, que se había ido a la Argentina de niño y luego había trabajado como productor musical en Alemania (era Manuel Román Rivas, fallecido en 2008). este se las había traido de Buenos Aires y se las regaló a Goikoetxea en agradecimiento por su amistad. Atxaga escuchó el material , o digitalizó y confirmó su autenticidad cuando Edwin Williamson, autor de Borges: Una vida (2007), escribió sobre esas charlas, que publicita el diario La nación en la página 6 de su edición del 30 de septiembre de 1965. Allí, con el título “De temas del tango hablará Jorge L. Borges”, se anuncia “un ciclo de conferencias que ofrecerá todos los lunes de octubre a las 19 en el primer piso, departamento 1, de la calle General Hornos 82” en las que “hablará de los ‘Orígenes y vicisitudes del tango’, ‘El compadrito’, ‘El Río de la Plata a comienzos del siglo’ y ‘El tango y sus derivaciones'”. Finalmente , en 2012 Atxaga publicó la historia de las cintas en la revista Erlea, de la Euskaltzaindia (Real Academia de la Lengua Vasca). Dos años después, se las hizo llegar a su viejo amigo el escritor César Antonio Molina , director de la Casa del Lector de Madrid, diciéndole que se las confiaba para darles la mayor publicidad posible. César Antonio Molina habló inmediatamente con su vieja amiga María Kodama, quien le dijo  que desconocía el asunto. César Antonio envió a Buenos Aires una copia de las grabaciones para que las escuchara. Varias semanas después, la viuda de Borges confirmó que eran auténticas. El director de casa del Lector y María Kodama acordaron entonces que durante el primer viaje que ella hiciera a Madrid darían una rueda de prensa para hablar de este asunto, que finalmente se llevo a cabo el 4 de noviembre de 2013 (Axtaga intervino a través de videoconferencia) y fue multitudinaria, con la presencia no solo de redactores de periódicos nacionales sino de todo el mundo y en especial los iberoamericanos. A partir de este instante comenzó el camino editorial que hoy hace posible el encuentro de este libro con sus lectores. En palabras de César Antonio Molina, “todo este periplo representa simbólicamente lo que es nuestra comunidad iberoamericana: un gallego graba a un argentino; le entrega la grabación a una vasco  y el vasco se la vuelve a entregar a otro gallego  para que, al fin, el documento de un argentino, uno de los grandes maestros de la literatura de todo los siglos, vea la luz”.

El cuidado del texto definitivo, el índice y las notas de este libro se deben al meticuloso trabajo de Martín Hadis.

Continuar leyendo

Borges imprescindible II

El 14 de junio se cumplen 30 años de la muerte de Jorge Luis Borges, y seguimos preguntando por sus textos imprescindibles, esos que no podes dejar de leer, que dejan marca, que hacen huella en el camino de la escritura.

Esta oportunidad, hablamos con Salvador Biedma, escritor y librero de Colastiné Libros, del barrio de Belgrano y sus lecturas borgianas sugeridas son:

Salvador Biedma, Colastiné Libros

Borges dista de estar entre mis autores preferidos. Sin embargo, desde ya, sería ridículo no reconocer su obra. La he leído (la leo) de a puchos, sin sistema, de manera desprolija.

Puesto a elegir, dejaría enseguida de lado sus cuentos de mayor –digamos– presunción erudita. Y señalaría, en cambio, en primer lugar, “Emma Zunz”. Tengo la impresión de que hay algo especial ahí, de que se ahonda en un personaje de un modo absolutamente inusual para Borges. Siento que es, de los que leí, su texto más humano. Muestra a un personaje completo, no fijo en un gesto solo ni en descripciones quirúrgicas.

También, claro, está “Hombre de la esquina rosada”, donde es interesante la superposición de al menos dos sistemas de leyes o códigos: los que acaban de enfrentarse se asocian para esconder un cadáver y que no lo encuentre la policía.

Otro cuento, mucho menos conocido, que me parece muy piola: “El otro duelo”.

Y, desde ya, está la poesía. Hay versos con una sonoridad perfecta y sencilla, como la enumeración “de polvo y tiempo y sueño y agonía”, imágenes potentísimas (“y el campo muerto de hambre, pobre como una araña”) y un manejo de la ironía que siempre sorprende (“el sitio / donde ayunó Juan Díaz y los indios comieron”).

Borges nombró innumerables veces a Macedonio Fernández y supo insistir en que había un “Macedonio oral” más interesante, según decía, que los textos del propio Macedonio (sin duda, era un modo de apropiárselo). Hay, igualmente, un Borges oral, que puede rastrearse en diversas entrevistas y en cientos de anécdotas y testimonios; no creo que sea más interesante que los textos del propio Borges, pero evidentemente tiene un valor y no se puede pasar por alto.

Salvador Biedma

Continuar leyendo