Crónicas del desamor, de Elena Ferrante

Volvemos con una reseña de nuestra querida colega Gretel Bohoslavsky, vendedora de Galerna Puerto Madero, esta vez eligió a Elena Ferrante, la escritora misteriosa de la nueva literatura italiana, e incluso nos devela su posible identidad y la profundidad de su obra.

Elena Ferrante es el seudónimo de una escritora italiana de quien aún desconocemos su verdadera identidad; algunos creen que podría ser Anita Raja, traductora italiana y mujer del escritor Domenico Starnone. La decisión de permanecer oculta es una muestra más de la gran astucia de la autora y una necesidad de no limitarse para poder experimentar una verdadera libertad creativa.

La saga Dos amigas compuesta por cuatro libros, La amiga estupenda (2011), Un mal nombre (2012), Las deudas del cuerpo (2013) y La niña perdida (2014), ha sido un verdadero acontecimiento literario y se ha convertido en una gran influencia y en un espejo para sus lectores. La tetralogía, que es en verdad una sola obra, narra la vida y amistad de Lila y Lenù que crecen en un barrio pobre de Nápoles a mediados del siglo pasado y comprende infancia, adolescencia, adultez y vejez de sus protagonistas.

 Crónicas del desamor reúne tres novelas breves editadas con anterioridad a dicho fenómeno, la primera El amor molesto publicada en 1992 seguida de Los días del abandono, en 2002 y La hija oscura editada en 2006. El libro funciona como una perfecta introducción a la obra de Elena Ferrante, nos anticipa el estilo y la voz que perfeccionará con enorme maestría. Podemos reconocer la influencia de autoras como Virginia Woolf, Simone de Beauvoir, Christa Wolf y de las italianas Elsa Morante y Natalia Ginzburg. El sentimiento común a todas las mujeres que Natalia Ginzburg sintetizó como “el peligro continuo de caer en un gran pozo” encuentra su correlato en Crónicas del desamor. La escritura de Elena Ferrante es clara, limpia, por momentos imprecisa y siempre de una dramática contundencia.

En El amor molesto Delia intenta resolver el misterio que envuelve la muerte de su madre, Amalia. La estructura es fragmentaria, el uso de la elipsis y el clima de una marcada violencia y ambigüedad construyen un relato que conmueve y produce en el lector una cierta animadversión. Las claves para determinar en qué condiciones y por qué motivos su madre se ahogó le exigen a la protagonista examinar su infancia, en donde la violencia doméstica y el machismo del padre revelan a una madre sometida, dócil y vínculos familiares delineados por la culpa y por el permanente intento de construir una identidad.

Los días del abandono es la historia de Olga, una madre de dos niños que es abandonada por su marido luego de 15 años de matrimonio. Comienza así un proceso de disolución del yo de la protagonista, un abatimiento cargado de desesperación, celos y reproches seguido de un desdoblamiento y de la pérdida de la objetividad y el vacío de sentido de un duelo sin concesiones. El amor materno aparece en su total desmesura, el egoísmo paterno en su compleja torpeza y los encuentros sexuales se mueven entre la grotesca insatisfacción de lo casual y la plenitud de las fantasías.

Por último en La hija oscura, Leda, una profesora universitaria de literatura inglesa, decide tomarse unas vacaciones en una playa al sur de Italia. Sus hijas se han ido a vivir con su padre a Canadá y tras 25 años se siente libre nuevamente. Allí conocerá a Nina y su hija Elena, y la visión de esta mujer con su niña la llevará tanto a querer protegerlas de un entorno que considera inadecuado como a esconder la muñeca de la que Elena no se despega. La obligará a revisar su pasado, el vínculo con sus dos hijas, las elecciones que ha tomado y a sobreponerse al síndrome del nido vacío.

La amistad, las muñecas y los juegos de la infancia, los dobles, los secretos y la traición son algunos de los temas en la obra de Elena Ferrante; lo popular frente a lo académico, lo vulgar y lo sofisticado, el dialecto y el italiano, las raíces napolitanas frente a ciudades como Roma, Florencia o Turín. Las dificultades de la mujer que se debate entre la maternidad y su profesión, las cuestiones de clase, la hipocresía de los vínculos. Y principalmente el flujo de conciencia de sus personajes, sin censura y de un profunda valentía.

Gretel Bohoslavsky

Continuar leyendo

Recomendada: Natalia Ginzburg

La vida de Natalia Ginzburg estuvo signada sucesivamente por la casa familiar, la figura pintoresca y concentrada del padre, por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y el fascismo en Italia. Se convirtió en una escritora que supo crear un universo cotidiano y a la vez social, tanto en su obra narrativa como en sus ensayos. Desde los años noventa, en Argentina, se le empezó a dedicar especial atención a su obra.

Ahora, a cien años de su nacimiento en 1916, Lumen publica como homenaje Todos nuestros ayeres, la que quizás haya sido su novela más reconocida.

 

Natalia Ginzburg, de soltera Natalia Levi, fue traductora y una de las más importantes novelistas italianas del siglo XX. Escribió teatro, novelas y cuentos de variada temática, pero sobre todo centrados en el microcosmos de las relaciones familiares. Algunas de sus obras más importantes son A propósito de las mujeres, “Voces en la noche”, “Léxico familiar” , “La ciudad y la casa” y “Todos nuestros ayeres

Natalia Ginzburg vivía en Turín en esa casa de los gritos, y donde circulaban amigos de su padre y sus hermanos, profesores y científicos antifascistas. Allí conoció a Leone Ginzburg, su marido, de quien tomó el apellido y la pasión por la literatura rusa y el que junto a Cesare Pavese y Giulio Einaudi (también amigos) fundarán una editorial inigualable. Obsesionados por las traducciones, creían que leer rusos y norteamericanos podría salvar a Italia de la brutalidad de Mussolini.

Y lo lograron: Melville, Dickens, Tolstoi. Y tantos otros que llegaron a editarse incluso después de que Leone fuera asesinado a golpes por los nazis en la cárcel de Regina Coeli en 1944 y que Pavese se suicidara sin que nadie pudiera imaginarlo, un verano al fin de la guerra.

Continuar leyendo

Punto ciego

Entre los libros que no te podes perder, encontramos un extraordinario ensayo sobre literatura de la mano de Javier Cercas, El punto ciego.

En él habla del hallazgo de un físico, Edme Mariotte en el siglo XVII: los ojos tienen un lugar sin detectores de luz en los que no se ve nada.

Y ahí Cercas trabaja sobre ese idea, sostiene que en el centro de algunas novelas, como El Quijote o Moby Dick, existe un punto ciego, un punto a través del cual no es posible ver nada. “Es a través de esa oscuridad a través de la cual iluminan estas novelas; es precisamente a través de ese silencio a través del cual estas novelas se tornan elocuentes”, escribió.

Las novelas del punto ciego y la mayoría de la suyas -sostiene- tienen un mecanismo parecido. “Formulan una pregunta, y el resto de la novela consiste, de una forma más o menos visible, en un intento de responderla, hasta que al final la respuesta es que no hay respuesta”, dice. El punto ciego es un mapeo de sus lecturas: desdeEl Quijote -la primera novela, define-, Borges -el primer posmoderno- y muchas de las novelas y novelistas que le interesan, incluida la discusión e ingeniería de su propia obra.

Acá va una síntesis en sus palabras, te invitamos a conocer a Javier Cercas

En 2015, Javier Cercas ocupó la cátedra Weidenfeld de Literatura Europea Comparada de la Universidad de Oxford, honor en el que le habían precedido figuras como George Steiner, Mario Vargas Llosa o Umberto Eco. Basándose en las conferencias allí impartidas, ha escrito un libro que posee la coherencia estructural y la voluntad estilística de una novela. En él realiza una triple y complementaria operación. En primer lugar, formula una originalísima teoría de la novela surgida de su propia experiencia como escritor y de la relectura de algunas obras fundamentales, del Quijote para acá. En segundo lugar, define y vindica algunos rasgos de la novela del siglo XXI, que son los de la mejor novela de siempre: su ironía y ambigüedad esenciales, su innegociable deber de innovación, su naturaleza gozosamente omnívora, sus intrincadas relaciones con lo ficticio y lo real. En tercer lugar, reflexiona sobre el sentido actual de la novela, del novelista y de la incierta y desprestigiada figura del intelectual. El resultado es un libro clave para entender la narrativa de nuestro tiempo.

Continuar leyendo

Ray Loriga visita la Argentina

 

Ray Loriga (Madrid, 1967), novelista, guionista y director de cine, es autor de las novelas Lo peor de todo (1992), Héroes (1993), Caídos del cielo (1995), Tokio ya no nos quiere (1999), Trífero (2000 y 2014), El hombre que inventó Manhattan (2004), Ya sólo habla de amor (2008), Sombrero y Mississippi(2010), El bebedor de lágrimas (2011) y Za Za, emperador de Ibiza (2014), y de los libros de relatos Días extraños (1994), Días aún más extraños (2007) y Los oficiales y El destino de Cordelia (2009). Su obra literaria, traducida a catorce idiomas, es una de las mejor valoradas por la crítica nacional e internacional. Como guionista de cine ha colaborado, entre otros, con Pedro Almodóvar y Carlos Saura. Ha dirigido las películas La pistola de mi hermano, adaptación de su novela Caídos del cielo, y Teresa, el cuerpo de Cristo. Ha colaborado en publicaciones como Ajoblanco, El Europeo y El País.

Identificado con el realismo sucio español, admira a novelistas como William Burroughs o Jack Kerouac. Obtuvo el Premio Alfaguara de Novela 2017 por Rendición. El jurado dijo “Una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos”.

 

Sobre Rendición:

¿Quiénes somos cuando nos cambian las circunstancias?

rendicion

La guerra dura ya una década y nadie sabe a ciencia cierta cómo transcurre, qué bando fue el agresor y cuál el agredido. En la comarca, la vida ha continuado entre el temor a la delación y la añoranza de los que fueron al frente. Cuando llega el momento de evacuar la zona por seguridad, él emprende camino junto a su mujer y al niño Julio, que ayuda a amortiguar el dolor por la ausencia de los hijos soldados.

Un futuro protegido parece aguardarles en la ciudad transparente, donde todo es de dominio público y extrañamente alegre. Allí los recuerdos desaparecen; no existe intimidad, ni siquiera se puede sentir miedo. Hasta el momento en que la conciencia despierta y se impone asumir las consecuencias.

«Una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos. A través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos.»

Del acta del jurado del XX Premio Alfaguara de novela, presidido por Elena Poniatowska y compuesto por Eva Cosculluela, Juan Cruz, Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin y Pilar Reyes.

 

Continuar leyendo

David Grossman ganó el Booker Prize International

David Grossman

Entre los nominados estaba la escritora argentina Samanta Schweblin por su nouvelle Fever Dream (Distancia de rescate).

Pero finalmente el prestigioso premio Booker Prize International 2017 quedó en manos del israelí David Grossman por A horse walks into a bar (Gran cabaret, en su edición en español).

Sin embargo, el hecho de haber llegado a esta clase de instancias da una muestra precisa de la potencia narrativa que tiene esta escritora de apenas 39 años.

gran cabaret Gran cabaret es protagonizado por un artista de stand up, un hombre de mediana edad, hijo de una sobreviviente del Holocausto y de un padre que se gana la vida como puede. Subido a ese miserable escenario puede convertir un antro en un gran cabaret: el cabaret de la vida.

Alcanza con ver la nómina de los finalistas para darse una idea de la importancia de este premio: además de Grossman y Schweblin, estaban el israelí Amoz Oz, 78 años, siempre candidato al Nobel; el francés Mathias Enard, 45 años, que recibió el premio Goncourt por La brújula, el libro que aquí estaba candidateado; y los escandinavos Roy Jacobsen (Noruega; 62 años) y Dorthe Nors (Dinamarca; 47 años).

El Booker International premia a la literatura extranjera traducida al inglés, por esta razón Grossman y su traductora recibirán 64.000 libras, que deberán dividirse en partes iguales.

Continuar leyendo