Cumpleaños de César Aira

Fernando Torres
Fernando Torres

Las ciento cinco páginas de este libro son una fuente inagotable de riqueza literaria, filosófica y poética.

Son muchos los temas que aborda César Aira y nosotros los lectores, quedamos ante tanta lucidez con la boca abierta. Al detenernos en cualquiera de los cuestiones planteadas por el escritor pringlense, pareciera que estuviéramos a punto de ingresar en otra dimensión. Y cuando esto sucede, inevitablemente la noción de tiempo varía, o mejor dicho, se resignifica.

Clasificar a este texto sólo como novela sería, como mínimo, una injusticia. Será por su carácter universal que hasta la socióloga canadiense Naomi Klein, utilizó en su libro “La doctrina del Shock” una frase de este libro como epígrafe:

“Todo cambio de tema, es un tema”.

Cumpleaños también puede leerse como una enciclopedia o lo que es más intenso aun, como un tratado. Preguntas que están en nuestro pensamiento pero que por falta de tiempo, pereza intelectual o simplemente porque no nos dimos cuenta, son las que nos puede despertar Cumpleaños:

“¿Hay vida después de la muerte? ¿Cómo es que se puede permanecer tanto tiempo, tantos años en un ‘error’, tan sólo por no intentar pensar más profundamente sobre aquello que se nos ofrece como Verdad?”.

cumpleaños La filosofía y la matemática; el esencialismo y el existencialismo; la creencia, el verosímil y la verdad; el lenguaje y la carencia de la traducción; el etnocentrismo y el conformismo; la revolución y la globalización; la emancipación pero también sus dos reversos: la condescendencia y la filantropía; la Historia y el paso del tiempo; la juventud y la experiencia; la ignorancia; la vida y la muerte; ser escritor y ser lector; la Luna. Todos estos temas, presentes en la galaxia aireana, dan el marco a este libro que el autor escribió después de cumplir cincuenta años. Prueba de esto es la fecha fijada en la última página, el día 18 de julio de 1999.

Volviendo a la cuestión del tiempo, podríamos afirmar que el tiempo de lectura pura, el grado cero –la mera decodificación de palabras, párrafos y páginas- en comparación con el tiempo de aprehensión del texto, están demasiado alejados. Es muy probable que Cumpleaños se pueda leer en tres horas, pero son muchísimas más las que implica la reflexión de las ideas ofrecidas en el texto.

La puerta de entrada de Cumpleaños resulta muy tentadora. Muchas veces, para quienes lo festejan y también para quiénes no, el día del cumpleaños suele ser marcado como el momento justo para un nuevo comienzo, tener ahí mismo la posibilidad de dar un verdadero y definitivo inicio hacia una vida nueva. Inicio que se conforma al menos con no permanecer en los errores sedimentados desde la infancia, y mejor aún, si se puede, destruir la mitología que cada persona lleva consigo mismo.

Continuar leyendo

La intromisión de Fogwill

Christian Herbach otra vez mete la cabeza en el agua y sale boqueando cosas sobre Fogwill, sobre su manera de contar y su forma de existir, que siempre asombran, marean y arrastran. porque parece que así es este escritor.

Christian Herbach, Ateneo Florida 340
Christian Herbach, Ateneo Florida 340

Que se puede decir de Fogwill, quizás compararlo como el hombre renacentista en pleno siglo xx. Publicista (a él le debemos “el sabor del encuentro” frase que hizo para la cerveza más famosa del país y que hasta el día de hoy se usa. Sociólogo lo que le da la impronta a cada obra literaria. En los pichiciegos que cuenta la guerra de las Malvinas. Vivir afuera que refleja como nadie el descalabro sufrido en el 2001.nadador, melómano empedernido, en fin ya sabemos, y muchas cosas más.

Ahora después de muerto nos vuelve a impactar con una obra póstuma llamada La Introducción, en la cual estuvo trabajando hasta que la muerte lo vino a buscar, se sacó del disco rígido de su computadora. Hay que aclarar que esto de encontrar cosas en la computadora no es lo más alentador, por lo general son cosas que debieron quedar allí: en este caso fue un acierto, ya que La Introducción completa la obra de este autor.

Novela Crepuscular donde se percibe que el autor tiene conciencia de que le queda poco tiempo y sin embargo se da el lujo de describir a un narrador que tiene la Rutina de ir a unas termas ficticias que quedan en el barrio de Flores para hacer una rutina que mezcla natación y ejercicios varios. A nivel narrativo Fogwill te hace una pequeña treta, las primeras 30 paginas son de una descripción detallada del trayecto a las termas y todo lo que pasa alrededor siendo un obstáculo difícil de saltar para cualquiera (por momentos describe las nucas de los pasajeros que van delante de el en el colectivo) Pero si el lector lo pasa, se encuentra con un auténtico Fogwill dando una clase de lo que es vivir y repasar el tiempo transcurrido.

La vejez como parte central, en lo físico en lo difícil que se transforma ejercitarse, en el amor a través de una relación con una amante de años, preguntas, afirmaciones, un repaso de su intensa vida.

Christian Herbach

 

 

Más sobre Fogwill por si no lo conocías:

Fogwill (Buenos Aires, 1941-2010). Sociólogo, egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, don de fue docente y profesor titular, es autor, entre otras obras, de las novelas Los pichiciegos (1983), Vivir afuera (1998), La experiencia sensible (2001), En otro orden de cosas (1998), Urbana (2003) y Un guión para Artkino (2008); de los libros de poemas Partes del todo (1991), Lo dado (2001), Canción de paz (2003) y Últimos movimientos (2004); y de los volúmenes de relatos Ejércitos imaginarios (1983), Pájaros de la cabeza (1985), Restos diurnos (1993) y Muchacha Punk (1998). Sus ensayos e intervenciones de prensa fueron compilados en Los libros de la guerra (2008). Su obra narrativa fue traducida al alemán, hebreo, francés, inglés, portugués y chino mandarín. En 2003 obtuvo la beca Guggenheim y en 2004 el Premio Nacional de Literatura.

Continuar leyendo

Flores robadas en los jardines de Quilmes

Novela satírica sobre el desencanto

Tomás Rodríguez, trabaja en Yenny Alto Palermo, vive en Quilmes (igual que las flores) y es egresado de la carrera de Puesta en Escena de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático. Tuvo varias publicaciones en antologías tanto en narrativa como en poesía y ganó algunos premios. Nos cuenta porqué eligió la novela más renombrada de Asís: “Elegí Flores robadas en los jardines de Quilmes por el autor. Siempre me gustaron los “Niños terribles” y Asís es uno de ellos. Consigue algo que muchos escritores no consiguen: tiene una estética, constituida como elementos como el lenguaje pícaro, el humor sarcástico y ácido, es cercano y coloquial al mismo tiempo que barroco, y siempre disfruto en una novela que haya una buena dosis de erotismo bien trabajado. Además, es muy conmovedor que te cuenten una buena historia de amor en lugares cercanos a la ciudad donde creciste y que conocés”. Recomiendo leer a Jorge Asís. Por recomendar algún título, “Sandra La Trapera” me pareció genial.

Tomás Rodríguez (1)
Tomás Rodríguez, Yenny Alto Palermo

Flores robadas sigue siendo no apta para mojigatos de cualquier ideología, y es humorísticamente lapidaria con lo que se supone intocable.

Rodolfo, periodista casado y con dos hijos, vuelve a su departamento una noche, espía si los chicos se durmieron, se acuesta con su esposa un momento y le comenta que esa tarde se reencontró con Samantha, quien fuera su antiguo amor allá lejos en sus días mozos en Quilmes.

A partir de ahí, la novela será una sucesión de flashbacks que irán siendo interrumpidos y comentados por el propio Rodolfo. Esta es ante todo una novela de desencantamiento, que evoca continuamente un pasado (que a la vez es el pasado de toda una generación ilusionada y encantada por ideales políticos)  y en la cual los recuerdos son el tema medular. Samantha, alucinada, romántica, una hippie que toma clases de actuación y escribe poemas, una comunista por despecho, será el principal objeto de burla de esta novela la cual, llena de sarcasmo y amargura sobre los clichés y arquetipos construidos sobre la década del 70´, hace de esa juventud idealista y de las parejas de cuento de hadas un payaso grotesco, que va transitando de la comedia romántica a un sulfúrico vodevil de camas, tríos, engaños, y desamor. El lector se encuentra rápido en una dinámica parecida al sketch cómico olmediano, donde los protagonistas, pero también los secundarios como Angélica, el infiel Nicolás o la prima Pocha, estampas que a cualquiera le harán acordar a algún conocido, hacen su paso de comedia barrial o tienen su momento de color. No faltan escenarios reales como la Calle Corrientes los bares y cafés de la city porteña, la barra donde bebe la muchachada de las parrandas, albergues transitorios con nombre y apellido o el río de Quilmes; estrategias hábiles de Asís que nos hace sentir que está al lado nuestro contándonos toda esta historia como una desopilante anécdota de sus años de juventud y que nos parezca algo absolutamente cercano y reconocible.

Comencé diciendo que el pasado y la nostalgia son lo central en Flores robadas, pero quizás sea esta una novela “contra” la nostalgia, que recuerda como el pasado y su sentimentalismo es absurdo y más tarde grotesco y que nos deja a los humanos en ridículo, aun cuando transitamos tragedias personales e históricas, que cuando miramos de lejos no son otra cosa que un chistecito que uno cuenta para lucirse en algún reencuentro con amigos. Un reencuentro con el pasado que ya no sea solemne ni intenso, un reencuentro como el de Rodolfo y Samantha, memorable pareja de antiguos amantes de esta novela burlona y sentimental.

Tomás Rodríguez

Continuar leyendo

Arrigo Sacchi: Fútbol total

Nicolas Lacunza Yenny Pilar

Esta vez la reseña viene futbolera, de la mano de Nicolás Lacunza de Yenny Pilar, fana de los deportes y futuro periodista de DeporTea, nos cuenta quien es Arrigo Sacchi, como es sentir la pasión redonda y el amor por el buen juego.

 

Contra la corriente

Transitó las categorías de ascenso del fútbol italiano y cosechó por el camino alegrías y tristezas pero nunca se alejó de su lema: “ganar con respeto, perder con dignidad”.

Arrigo Sacchi nos cuenta su vida por y para el fútbol en la que logró cumplir muchos de sus sueños no solo por el hecho de haber conseguido títulos sino por el reconocimiento obtenido por la manera en que los conquistó.

Atraviesa en estas palabras, así como sacadas de una charla de café, el camino que recorrió sin alejarse nunca de sus valores y convencido en conseguir resultados con un juego ofensivo en un campeonato italiano siempre afín a las teorías defensivas.

Supo poner de rodillas al poderoso Milán que lo adoptó para convertirse bajo su liderazgo en uno de los grandes equipos de la historia. Nos describe de manera muy amena como supo convencer a jugadores de la talla de Rudd Gullit para conseguir ganarlo todo no solo en Italia sino también en Europa.

Sus éxitos lo catapultaron a la selección Italiana y estuvo muy cerca de levantar el trofeo más preciado en Estados Unidos pero en su camino se cruzó Brasil y le quitó ese sueño.

Digno de ser recomendado con Fútbol Total nos encontramos frente a un aporte a la comprensión de una idea del fútbol que sigue esa línea de buen juego con intenciones claramente ofensivas que comenzó hace tiempo y nos entregó equipos como la Holanda de Rinus Michels o el Barcelona de Guardiola.

Nico Lacunza

Continuar leyendo

La noche de la usina

Sabri sigue leyendo a bocanadas y además desde que se viene animando sube reseñas continuamente en su facebook. La verdad es que lo hace bien, esto de recomendar, nos dan ganas de leer, nos da pistas de lectura muy confiable. Así que husmeando en su muro encontramos esta nota sobre “La noche de la usina” de Eduardo Sacheri, ganadora del PREMIO ALFAGUARA 2016.

Y como nos pareció que esta reseña merecía más lectores se la pedimos para postear acá, en el nuestra casa-blog. Bienvenida lectura….!!! y muchas gracias Sabri.

Sabrina Cruz , Cúspide Santa Fe 1818

¿Que se puede hacer cuando se llega al límite de la desesperación, en medio de un país en llamas?

La historia transcurre en el año 2001, en medio de un clima de incertidumbre en el país, se empieza a sentir el cimbronazo de la crisis… El protagonista acá es Fermín Perlassi, un ex jugador de fútbol, una gloria del pasado, que vive en O’Connor (el apacible pueblito que Sacheri imaginó para esta historia…)

El punto de partida de esta historia es cuando Fermín junto a un grupo de vecinos, deciden invertir sus ahorros en un negocio propio. Sin embargo, sus planes se tuercen cuando son estafados por el gerente del banco y Fortunato Manzi, el empresario influyente y poderoso del pueblo. Desahuciados, impotentes, ante la injusticia, cuando no les queda otra herramienta más que el ingenio, Fermín y sus compañeros, pergeñan un meticuloso y estudiado plan para recuperar lo que les corresponde.

En esta historia encontré personajes tan dispares como inolvidables, y muy queribles, en medio de los rituales de la apacible vida pueblerina con su propia cadencia, sus propias costumbres. La historia me mantuvo en vilo… la angustia de Fermín y sus amigos fue mía, también lo fueron sus preocupaciones, sus alegrías y sus tristezas, y me hicieron reír mientras venía viajando… Cada uno le aporta su cuota de genialidad a la novela: los hermanos López; el viejo Medina; el anarquista Fontana (admirador ferviente de Alfonsín); Rodrigo, el hijo de Perlassi; Lorgio (el empresario amigo, de buenas intenciones) y su hijo Hernán, un “tiro al aire”, un muchacho con pocas expectativas en la vida. Por otro lado, se manifiestan las inseguridades de Manzi, su exceso de confianza en sí mismo, si bien es poderoso e impune, no hay dinero que le brinde tranquilidad.

La novela tiene sus matices, sus contrastes, su propio ritmo. Muchas situaciones me resultaron cinematográficas, vívidas, con el despliegue propio de una película. Con un lenguaje simple, coloquial, situaciones cotidianas que te llegan. Recomiendo.

Sabrina Cruz

 

Continuar leyendo