Dos chicas inolvidables

Este 8 marzo nos estamos acordando de dos mujeres que dejaron huella y de quienes tenemos la biblioteca disponible

Silvina Ocampo y Alejandra Pizarnik , amigas y poetas, ambas también pasaron por la pintura, sus voces nos envuelven todavía hoy, mientras tanto siguen más vivas que nunca.
silvina largavista

Silvina Ocampo

Nació y murió en Buenos Aires (1903-1993). Durante su juventud estudió dibujo y pintura en París con Giorgio De Chirico y con Fernand Léger. Hacia 1935, luego de conocer a Adolfo Bioy Casares, con quien se casó en 1940, se dedicó por entero a la literatura. Vivir rodeada de figuras imponentes -su marido Bioy Casares, su hermana Victoria, su amigo Jorge Luis Borges- no le impidió cultivar una desafiante singularidad. Como lo prueba la enorme cantidad de obras inéditas que dejó al morir, su vida tuvo una pasión dominante: la escritura. Publicó, entre otros, Viaje olvidado (cuentos, 1937), Enumeración de la patria (poesía, 1942), Autobiografía de Irene (cuentos, 1948), Los traidores (teatro, en colaboración con J. R. Wilcock, 1956), La furia (cuentos, 1959), Las invitadas (cuentos, 1961), Lo amargo por dulce (poesía, 1963), Los días de la noche (cuentos, 1970), Árboles de Buenos Aires (poesía, 1979), Y así sucesivamente (cuentos, 1987), Cornelia frente al espejo (cuentos, 1988). Las repeticiones, fue publicado póstumamente en 2006.

pizarnik_disfrazada_600

Alejandra Pizarnik

También nació en Buenos Aires y murió 1972, a los treinta y seis años. Poeta, narradora y ensayista, su obra ha ido creciendo con el tiempo hasta adquirir la categoría de clásico indiscutible.

Después de conseguir su título en Letras de la UBA, se fue a París hasta 1964, donde estudió Literatura Francesa en La Sorbona y trabajó en el campo literario colaborando en varios diarios y revistas con sus poemas y traducciones de Artaud y Cesairé, entre otros. Es una de las voces más representativas de la generación del sesenta y es considerada una de las poetas líricas y surrealistas más importantes de Argentina. Se puede conseguir su poesía completa, su prosa completa y sus Correspondencias  están reunidas y curadas por Ivonne de Bordelois y Cristina Piña.

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *