El origen de la tristeza

Nuria es una de esas personas que parecen tímidas, a veces pareciera que huye la mirada pero cuando logras conectar con ella te abre un mundo interno brillante y voraz, que esta hecho de letras, fantasía, algo de infancia y muchísima pasión. La idea de hacer reseñas libreras casi podríamos decir que nació de nuestras charlas afiebradas, esas tardes de visita en que nos contamos todo a velocidad entre cliente y cliente.

Esta vez eligió a Pablo Ramos, un autor argentino que transita entre el código barrial y la profunda filosofía de lo que significa ser humano.

El origen de la tristeza, Pablo Ramos.- ALFAGUARA, Septiembre 2010

Nuria Rodríguez de Cúspide Galerías Pacífico
Nuria Rodríguez de Cúspide Galerías Pacífico

“Una mirada desde la alcantarilla

puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos.”

Del Árbol de Diana, Alejandra Pizarnik

Cuando mi amigo Pablo me lo recomendó, sentí curiosidad por su portada (un joven viajando colgado de la puerta en un tren de la línea roca, línea que uso desde que tengo uso de razón)  y por el título: “El origen de la tristeza”, en ese entonces yo estaba buscando la solución a mis ataques de pánico y me estaba preguntando ¿cuándo todo empezó a ser gris? Relacioné directamente el título con mi búsqueda.

Leí la novela en unos pocos días, me atrapó desde la primera página. Se puede decir que es una novela en primera persona sobre la muerte de la infancia, que el personaje principal es Gabriel Reyes, un niño de unos doce años que vive con su familia en un humilde barrio de Avellaneda durante los ochenta. Se puede decir que trata sobre una niñez con juegos en la vereda, bicicletas, vino de uva chinche y despertar sexual en un entorno de delincuencia, villas, cementerio, falta de trabajo, etc. Pero nada de eso habla sinceramente de la novela, “El origen de la tristeza” es una idea sencilla puesta en movimiento con un personaje muy observador de todo lo que va pasando a su alrededor, un testigo de cómo todo se viene abajo pero con una mirada deliciosa, la única mirada que esta novela permite. Escrita con un lenguaje tan sincero, tan despojado que parece su protagonista escribir la historia y no su escritor.

“… Rolando tenía unos cincuenta años y llevaba más de treinta viviendo en las bóvedas del cementerio de Avellaneda. Por eso casi todo el mundo se lo tomaba en joda. Y más cuando estaba borracho. En cambio yo pensaba que cada uno podía vivir donde se le diera la gana. Nosotros por ejemplo, vivimos entre los vivos y eso no quería decir que la pasáramos mejor…”

Eso es Gabriel Reyes, sin prejuicios, sin ese dedo acusador que usamos todo el tiempo cuando dejamos de ser niños.

En esta novela, Pablo Ramos no está volando por lo alto buscando belleza en el aire, sino que se hunde buscando la verdad en las profundidades. Por eso recomiendo “El origen de la tristeza”, porque transpira verdad y eso es lo que nos conmueve al leerla.

Nuria Rodríguez

pablo ramosSobre Pablo Ramos: creció en el Viaducto de Sarandí viendo a Arsenal rodeado de obreros, viene de abuelo anarquista y de una madre con la que aprendió a amar el cine. En breve se verá en pantalla grande la adaptación de su primera novela, El origen de la tristeza. además  es co-guionistas de Historias de un clan, la serie sobre la familia Puccio que dirige Luis Ortega en Telefe. Conduce un programa en el canal Encuentro.

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *