Javier Cercas: bajo la sombra del franquismo

Más de quince años después de la publicación de Soldados de Salamina, Javier Cercas regresa a la Guerra Civil con una novela más íntima y personal, que indaga en el pasado más incómodo de su familia. El monarca de las sombras, publicado en abril, bajo el sello LITERATURA RANDOM HOUSE. Acá reproducimos una nota que el diario El Día de La Plata le realiza a Javier Cercas.

cercas

Mientras avanza en su afición por deconstruir los límites entre lo real y lo ficticio intercalándose a sí mismo con una narración de sustrato documental, el escritor español Javier Cercas se anima a recomponer el pasado más incómodo de su historia familiar en “El monarca de las sombras”.

La persistencia de la Guerra Civil en la literatura española es el equivalente de lo que la dictadura militar representa en las letras argentinas: ese lugar incómodo y doloroso al que los narradores vuelven una y otra vez como un detective que revisa frenéticamente la escena del crimen que antes han escudriñado otros, con igual obsesión por dar con el indicio revelador que ayude a dilucidar los móviles y, en especial, las condiciones que lo hicieron posible.

En el caso de Cercas, no solo se trata de volver a la escena del “crimen” -que ya exploró en su novela “Soldados de Salamina”, acaso un contrapunto inevitable de este nuevo texto- sino de avanzar en las interpelaciones de su trabajo anterior, “El impostor”, que a partir de la historia real de un hombre que durante 30 años se hizo pasar por sobreviviente de un campo de exterminio nazi revelaba los grados de complicidad por los cuales la sociedad española consintió una mentira semejante durante tanto tiempo.

cercas monarca de las sombras Hace más de tres décadas que el escritor venía haciéndose el distraído con la historia que constituye el centro de su nueva indagación literaria. Por el temor de descubrir acaso una verdad más atroz que la ya vergonzante adhesión de sus parientes al bando falangista que ungió en el poder a Francisco Franco, siempre había eludido contar la saga del tío favorito de su madre, Manuel Mena, un chico que a los 17 años se alistó en el ejército y dos años después murió combatiendo en la batalla del Ebro.

“El monarca en las sombras” surge de una intersección histórica y ficcional que recorre la corta vida del joven Mena mientras explora las propias cavilaciones de Cercas a medida que se adentra en la investigación y confluye en un impactante epílogo donde el narrador se debate sobre si decirle a su madre que el héroe oficial de la estirpe familiar no murió por la patria ni por salvar a la familia, sino “por culpa de una panda de hijos de puta que envenenaban el cerebro de los niños y los mandaban al matadero”.

“Tenía miedo por lo que podía descubrir. Mi familia mandaba en el pueblo y por esa época pasaron cosas horribles -dice Cercas-. Paradójicamente, lo que encontré es menos terrible de lo que esperaba. Al final resultó que mi familia estuvo muchísimo menos implicada en el franquismo de lo que yo creía”.

Fuente: http://www.eldia.com/nota/2017-5-7-8-34-59-javier-cercas-bajo-la-sombra-del-franquismo-septimo-dia

Continuar leyendo

María Moreno gana el Premio de la Crítica al mejor libro de creación literaria

black aout 3

La bohemia de los años 70 vista desde la mesa de los bares por los que en esa época pasaba la discusión literaria, política, filosófica y hasta sexual. Una exquisita, irreverente, trágica y deslumbrante autobiografía de época.

Black out, el último libro de la escritora y cronista, combina la crónica a la manera barroca y plebeya, la autobiografía, la genealogía etílica, el diario y el ensayo. Desde 1992 obtuvieron esa distinción Eduardo Belgrano Rawson, Marcelo Cohen y David Viñas, entre otros.

maria moreno

“El alcohol es una patria”, afirma María Moreno en Black out (Literatura Random House), un artefacto literario excepcional que combina la crónica a la manera barroca y plebeya, la autobiografía, la genealogía etílica, el diario dipsómano y el ensayo. “Comencé a beber para ganarme un lugar entre los hombres. Imitaba una iconografía fuerte: Alfonsina en el Café Tortoni, Norah Lange en el Auer’s Keller. Como Alfonsina, quería un hogar contra el hogar, ser la mujer de las medias rotas -una gota de esmalte detiene la corrida-, la varonera ante cuya sorna se ponen a prueba las teorías, la amada vitalicia pero protegida por el tabú del incesto a la que se descubre de pronto como la amante más fiel aun en su traza impostada de pendenciera. Estaba convencida de que, más que ganar la universidad, las mujeres debían ganar las tabernas”, cuenta la narradora que formó parte de una banda de bebedores y amigos conspicuos junto a Miguel Briante, Charlie Feiling, Norberto Soares y Claudio Uriarte, que circulaba por el Ramos, La Giralda y el Café La Paz, entre otros bares.

La escritora y cronista, columnista de PáginaI12, recibió el Premio de la Crítica al mejor libro argentino de creación literaria, dotado de 20 mil pesos, en la sala Javier Villafañe de la Feria del Libro de Buenos Aires.

BLACK OUT Ganador del Premio de la Crítica al Libro 2016. Uno de los 10 libros que marcaron 2016 según The New York Times. Seleccionado entre los libros del año por Ñ Revista de cultura.

maria moreno black out

El jurado de esta edición, presidido por Luis Gregorich, estuvo integrado por Fernanda Abad, Diana Bellessi, Natalia Blanc, Jorge Dubatti, Pablo Gianera, Osvaldo Quiroga, Flavia Pittella, Gigliola Zecchín, Antonio Las Heras, Jorge Lafforgue, Mónica López Ocón, Cristina Mucci, Rafael Oteriño, Héctor Pavón, Susana Reinoso, Julia Saltzmann y Danilo Albero en calidad de veedor. El Premio de la Crítica se otorgó por primera vez en 1992, cuando lo ganó Fuegia, la novela de Eduardo Belgrano Rawson. Desde entonces obtuvieron este reconocimiento Oscar Terán, Marcelo Cohen, Tamara Kamenszain, Hebe Uhart, Elvio Gandolfo, David Viñas, Mauricio Kartun, Diana Bellessi, Hugo Padeletti y Carlos Gamerro, que lo recibió el año pasado por el ensayo Facundo o Martín Fierro. Black out está hecho de montajes y yuxtaposiciones, con textos de procedencias y épocas distintas que Moreno “autorrecicla”, como ella misma define, en una operación que consiste en cambiar los textos de lugar para buscarles nuevas contigüidades y significaciones. “Mi padre bebía para liquidarse, como yo. Primero para darse ánimo pero, enseguida, para perder la conciencia, calmando así cualquier angustia, mucho y rápido con su boca insaciable. Hasta el sopor y el sueño o el coma intermitente antes del horror de despertarse en la feroz lucidez del día. Bebo en exceso porque bebo con la boca de mi padre”, revela la narradora que pronto realizará ese pasaje que va de la familia originaria -esa que es impuesta o viene dada- a la comunidad del bar en las décadas del 60 y 70. El texto de Moreno es la narración de un modo de vida y sociabilización extinto: la bohemia de los bares de la calle Corrientes, donde convivían y se mezclaban periodistas que también eran escritores.

La autora de la novela El affair Skeffington y los libros de no ficción como Vida de vivos, Banco a la sombra y Subrayados, entre otros títulos, también relee los textos fundacionales argentinos desde la perspectiva del alcohol. No podía faltar El matadero de Esteban Echeverría, Una excursión a los indios Ranqueles de Lucio Mansilla, El Facundo de Domingo Faustino Sarmiento y el Martín Fierro de José Hernández. “Si David Viñas dijo que la literatura nacional empieza con una violación, habría que corregirlo un poco diciendo que empieza con un mamarám. En la misma mesa donde se tortura al unitario, se juega a las cartas y se llenan las achuras, los mazorqueros se colocan. ¿Sería posible El matadero si fuera un relato en seco?”, se pregunta la autora en Black out, un libro performático que ejecuta operaciones críticas y traza un inventario etílico en el que se incluyen a Dorothy Parker, Marguerite Duras y Raymond Carver, entre otros.

Continuar leyendo

Murió Abelardo Castillo

Tenía 82 años; eximio cuentista, incursionó también en el teatro, la novela y la poesía; formó a varias generaciones de escritores y lectores con sus talleres literarios y las revistas culturales que editó, como El Escarabajo de Oro y El Ornitorrinco.

cstillo 3 Ayer a la madrugada falleció en la ciudad de Buenos Aires Abelardo Castillo , dramaturgo, escritor y maestro de escritores. Había nacido en la localidad de San Pedro en 1935, donde vivió toda su adolescencia junto con su padre. Antes de los dieciocho años había empezado a escribir sus diarios, que fueron publicados por Alfaguara, en 2014. Allí, el autor de Crónica de un iniciado, cuenta su intimidad como aspirante a escritor, su compromiso político, sus problemas con el alcohol, la amistad con Ernesto Sabato y los encuentros que tuvo con Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, máximas figuras de la literatura argentina cuando él empezó a publicar. Sus primeros y poderosos cuentos fueron editados en 1961, con el título de Las otras puertas. De ese año es también la obra teatral El otro Judas. A partir de 1969, Castillo y Sylvia Iparraguirre formaron una de las parejas más queridas y respetadas del ambiente literario argentino.

Fundó y dirigió dos revistas literarias míticas en el país, El Escarabajo de Oro, de los años sesenta, y El Ornitorrinco, que se difundió durante los años de la dictadura militar. En la primera, que codirigió con Liliana Heker, publicaron sus textos autores hasta entonces inéditos: Alejandra Pizarnik, Humberto Constantini, Miguel Briante y Jorge Asís, entre otros. El ornitorrinco, que codirigió con Heker e Iparraguirre, fue uno de los pocos medios que en 1981 reprodujo la solicitada de las Madres de Plaza de Mayo que reclamaba por los desaparecidos. En Castillo, el primer compromiso era con la materialidad del trabajo literario, pero eso no implicaba el olvido del compromiso político.

diarios Dramaturgo y narrador, dejó obras impares como Israfel, Cuentos crueles, Las panteras y el templo, El que tiene sed, Las maquinarias de la noche, Ser escritor, El oficio de mentir, El evangelio según Van Hutten y El espejo que tiembla. Las palabras y los días, de 1988, es uno de sus libros más personales.El año pasado con Alfaguara publicamos una antología de cuentos, Del mundo que conocimos, que preparó con ayuda de sus alumnos del taller.

Su obra fue traducida a varios idiomas y ejerció gran influencia en narradores más jóvenes, como Guillermo Martínez, Juan Forn y Gonzalo Garcés, que participaron en los célebres talleres literarios del escritor. Castillo recibió el Primer Premio Municipal por El que tiene sed y el Segundo Premio Nacional por Crónica de un iniciado. Por el conjunto de su obra, obtuvo el Premio Nacional Esteban Echeverría. El espejo que tiembla, de 2005, ganó el premio José María Arguedas en 2007. En 2014, recibió el premio Konex de Brillante por su trayectoria.

Continuar leyendo

Sé amable

Hoy, en el día mundial de la lucha contra el bullying, y desde Penguin Random House, promovemos una campaña de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) con el hashtag #SéAMAble.

Nos sumamos para generar conciencia sobre esta conducta que afecta a uno de cada tres niños en el mundo. Inspirados por el mensaje de Wonder, La lección de August, queremos hacer hincapié en la amabilidad como respuesta a la violencia (#SéAMAble).

“Es un libro que deja huella, con un personaje adorable y valiente. Es una historia sólida y conmovedora. Un relato que nos obliga a reflexionar, a desafiar nuestros propios prejuicios y a tomar partido. La lección de August emociona y nos pone de cara a temas que nos tocan a todos en algún momento, porque nadie es ajeno a las miradas de los otros.”
María Amelia Macedo, Editora.

Te invitamos a compartir tu historia con el hashtag #SéAMAble e inspirar a otros para terminar entre todos con el bullying.

Sumate a la iniciativa junto con libreros, escritores y periodistas.

Entre todos podemos terminar con el bullying

Continuar leyendo