Xul Solar, pintor del misterio

Oscar Agustín Alejandro Schulz Solari, más conocido como Xul Solar, fue un pintor, escultor, escritor e inventor de idiomas imaginarios argentino, que estuvo vinculado a la vanguardia porteña de los años veinte. (San Fernando, 1887 – 1963). Hijo de madre italiana y padre alemán.

Estudió arquitectura en la Facultad de Ingeniería. Al cumplir los veinticinco años viajó a Hong Kong y recorrió algunos países europeos como Inglaterra, Francia e Italia. En Milán conoció a su compatriota, el pintor modernista Emilio Pettoruti, a quien le mostró sus dibujos realizados a partir de 1914. En su viaje a Berlín ya se intuía su contacto con el dadaísmo. También recibió influencia del pintor Paul Klee.

Interesado por la filosofía, las ciencias ocultas y las creencias de las distintas culturas, ya en 1919 sus obras reflejaban esta inquietud espiritual, con la aplicación de colores vivos, formas y símbolos geométricos, figuras sencillas y, a menudo, palabras. Precisamente los signos lingüísticos llamaban poderosamente la atención a este misterioso personaje. Llegó a dominar diez idiomas e incluso a crear alguno.

El Museo Nacional de Bellas Artes abrió su temporada con una muestra que coincide con los 130 años del nacimiento de Xul Solar.

xul solar Te recomendamos XUL, la biografía que escribió Álvaro Abós sobre este pintor vanguardista argentino (1887-1963) que fue además astrólogo, inventor, músico, lingüista, titiritero, arquitecto, diseñador gráfico, filósofo, amigo de Borges, Marechal y Macedonio y que plasmó en su obra un estilo único y original marcado por el esoterismo.

Xul Solar, Pintor del misterio. SUDAMERICANA, Febrero 2017

Alvaro Abos: es el gran biógrafo de la Buenos Aires cultural de los años ’20 al ’40, narrador y ensayista, es autor de Ciudadano Botana, la biografía del fundador del diario Crítica. También de Macedonio Fernández y Xul Solar, además de la investigación histórica Eichmann en Argentina; y de una antología de crónicas policiales de Roberto Arlt, entre otras cosas.

Xul Solar es uno de los grandes pintores argentinos. De sus pequeñas acuarelas, exhibidas en renombrados museos del mundo, emerge un universo poético tan atrapante y original como insondable, cruzado por enigmas cabalísticos y secretos esotéricos. Personaje inclasificable y portentoso, fue astrólogo, inventor, músico, lingüista, titiritero, arquitecto, diseñador gráfico, filósofo.

Esta biografía muestra a Xul en los círculos de la vanguardia artística porteña de la primera mitad del siglo XX y se adentra en su vida, siempre misteriosa, y en su casa de la calle Laprida, a la que acudían con avidez Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández y Leopoldo Marechal, y en la que dialogaba con los cielos y los espíritus mientras pintaba.

A partir de una exhaustiva y rigurosa investigación, Álvaro Abós presenta los datos, las circunstancias y las anécdotas de la vida de Xul, el inagotable vanguardista, el pintor extraordinario, el mago. Al mismo tiempo retrata su época, su periplo creador y el lento pero irreversible proceso a través del cual es reconocido como uno de los más geniales artistas argentinos.

Aquí te adelantamos un fragmento del prologo, así inicia la biografía: 

XUL SOLAR O EL HOMBRE INCREÍBLE

Xul Solar, además de virtuoso acuarelista, fue dibujante, astrólogo, inventor, metafísico, lingüista, titiritero, arquitecto, diseñador, creador de un mundo plástico inclasificable, cruzado por enigmas cabalísticos y secretos esotéricos. Uno de los grandes artistas plásticos que produjo la Argentina en el siglo XX, también fue un personaje clave para la cultura de Buenos Aires. Esa cualidad polifacética es el núcleo de la biografía que le he dedicado, y que hoy se reedita, en la cual traté de explicar la diversidad en su formación, los saberes religiosos y profanos de Xul así como las fuentes de su fabulosa creación artística. También los rasgos del ser humano Xul, un hombre a la vez carismático y misterioso, universal pero inconfundiblemente argentino.

Xul Solar fue un aventurero espiritual; viajó por el mundo, por las religiones, el ocultismo, los lenguajes, la música y la invención. Lo había iniciado en el esoterismo uno de los ocultistas más populares y controvertidos, el inglés Alistair Crowley (1875-1947), conocido como La Bestia, cuya faz ilustró a comienzos de la década del sesenta la tapa de un álbum de los Beatles, otorgándole nueva popularidad.

Xul Solar estudió la Cábala, el Corán, I Ching, el Tarot, las leyendas celtas y la Edda Mayor, así como las fuentes del hinduismo y el budismo. Leyó a los grandes autores de la literatura mundial cuya obra se relacionaba con las enseñanzas herméticas, desde Dante Alighieri, jefe de la asociación templaria Fede Santa, hasta William Blake. Pero también frecuentó a Swedenborg, Milton, Goethe, Narval, Poe, Baudelaire, Mallarmé. La oceánica curiosidad de Xul Solar (“cuanto más sé, más quiero saber”, confesaba) lo llevó a interesarse en los cultos de la América precolombina. Ese trasfondo religioso es visible en bellísimas acuarelas como Tlaloc, en sus lecturas pictóricas del Tarot y en sus versiones a veces irónicas y siempre luminosas del Zodíaco. La astrología, la magia, la alquimia, esos mundos que han producido tanta cháchara, en Xul abren caminos donde transitan la poesía, el humor y la alegría de vivir.

 

Continuar leyendo

M Train El lado B de Patti Smith

La reseña de hoy es de las que más me gustan, donde la música y la vida se cruzan y nos llevan de viaje por territorios mágicos. Es sobre el ultimo libro de Patty Smith, M Train, donde cuenta como sigue su vida después de despedir a sus grandes amores y afectos. Y veo que a Gretel, le pasa los mismo con Patty, es que ella nos toca a todos el corazón.

Gretel Bohoslavsky es librera desde hace 6 años, actualmente trabaja en la librería Ghandi de Puerto Madero. Estudió teatro, hace yoga, le gusta leer y sobre todo hablar de libros con clientes, compañeros y amigos. Le gusta la poesía, los libros infantiles y sus autores preferidos son Marguerite Duras y John Berger.

M Train

M Train  El lado B de Patti Smith

En diciembre de 2016 llegó a las librerías M Train (Lumen) último libro de Patti Smith. Si con Éramos unos niños (2010) realizamos el trayecto que la llevó en 1967 de Chicago a Nueva York donde conoció a Robert Mapplethorpe, con quien compartió sus años de formación y búsqueda artística, con M Train nos asomamos a la intimidad de una artista que a sus 70 años no ha traicionado sus ideas de libertad, su sensibilidad para registrar detalles de la vida cotidiana que nos conectan velozmente con el pasado y que pueden proyectar cierta esperanza hacia el futuro.

Ya en Babel (1978) podemos reconocer los temas que estarán presentes en su narrativa “El argumento de nuestra vida suda en la oscuridad como un rostro. El misterio en explosión del nacimiento. De la infancia misma. Excursiones a tumbas. Ofertas apacibles. ¿Qué nos llama? ¿Por qué debemos rezar gritando? ¿Por qué no se redefine a la muerte? Cerramos nuestros ojos, estiramos los brazos y giramos en torbellino sobre un cristal”. Las imágenes a las que alude este fragmento podemos encontrarlas también en M Train pero con la madurez estilística de una artista que forma parte de la vanguardia.

M Train es un libro melancólico, onírico, una confirmación de sus obsesiones y un registro de sus viajes a lugares como Tánger, en Marruecos o Coyoacán, en México que realizó movida por su admiración a Paul Bowles y Frida Kahlo.

Por la mañana y desde un rincón del café’ Ino del Greenwich Village partimos hacia Saint-Laurent-du-Maroni, una ciudad al norte de la Guayana Francesa que visitó junto a su marido Fred Smith con el deseo de ver qué quedaba de la colonia penal de la que escribió Genet en su libro el Diario del ladrón y bajo la promesa de que al regresar buscarían su primer hijo.

Sus relatos involucran también aspectos en apariencia triviales que generan una profunda empatía con el lector como cuando después de regalar a sus gatos unos ratones de juguete con olor a hierba gatera pasa Nochebuena en un cine cerca del hotel Chelsea, sola entre “vagos” viendo Millenium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres. Así descubrimos su afición por las series policiales como CSI: Miami, Ley & Orden, The Killing, en su versión americana, y su identificación con la protagonista a quien dedicará el capítulo “Cómo Linden mata lo que ama”. Tanta fue su admiración por la detective Sarah Linden que llegó a participar en uno de los episodios.

Su interés por la obra del geofísico alemán Alfred Wegener nos lleva a la ciudad de Reikiavik, en Islandia y más tarde a Alemania, donde se hospeda en un hotel de la antigua Berlín Oriental cercano al café Pasternak. Siempre acompañada de su Polaroid retrata en blanco y negro al autor de El maestro y Margarita, Mijaíl Bulgákov; contempla también los retratos de los poetas Anna Ajmátova y Vladímir Maiakovski y visita la tumba de Bertolt Brecht, en el cementerio de Dorotheenstadt.

Patti Smith Más tarde nos acerca a las tumbas de Yukio Mishima, Ryunosuke Akutagawa y Osamu Dazai, en Tokio y de Sylvia Plath, en Yorkshire.

No quisiera que ésta enumeración de acontecimientos dejara de lado la emoción con que son narrados, la permanente conexión con sus recuerdos, su fascinación por Roberto Bolaño, Haruki Murakami, W.G. Sebald, Albert Camus, Herman Hesse y William Blake por nombrar algunos. Sus inquietudes literarias conviven con el amor por su familia, con la pérdida tras la muerte de su marido, su madre y amigos. Su relación con las cosas es profundamente emotiva y simbólica como su sueño del café propio al que llamaría Nerval y que sería un lugar de reunión para poetas y viajeros, el de vivir junto al mar con un jardín destartalado pero que fuera suyo.

Los recuerdos son vívidos, piensa en voz alta y podemos escucharla declamar “Queremos cosas que no podemos tener. Intentamos recuperar cierto momento, cierto sonido, cierta sensación. Yo quiero oír la voz de mi madre. Quiero ver a mis hijos cuando eran niños. Manos pequeñas, pies ligeros. Todo cambia. El hijo crece, el padre muere. La hija es más alta que yo, llorando por una pesadilla. Por favor, quédense para siempre, les digo a las cosas que conozco. No se vayan. No crezcan”. Su falta de pose y su honestidad intelectual como cuando nos dice “No es tan fácil escribir sobre nada” no se contradicen con su abordaje metafísico que practica desde lo cotidiano, no desde lo filosófico.

Para quien escribe estas líneas haber leído M Train en el verano porteño y con la desazón de los días cercanos a las fiestas de fin de año, fue un verdadero regalo de Navidad.

 

 

Discos sugeridos:

Horses (1975)

Land (1975-2002)

Banga (2012)

Continuar leyendo

1982, de Sergio Olguín

La historia de amor prohibido entre un joven de 19 años y su madrastra en el contexto de la guerra de Malvinas.

 

«¿Cuántas posibilidades hay en la vida de cruzarse con esa persona? Ellos habían tenido la suerte de encontrarse. Las circunstancias eran un detalle menor, una línea en la historia de su amor.»

Pedro tiene diecinueve años y, a diferencia de los hombres de su familia, no eligió la carrera militar sino la Facultad de Filosofía y Letras. Pero corre el año 1982, y su refugio en la lectura o en las canciones de Spinetta es sacudido por el desembarco de las tropas argentinas en Malvinas: su padre, el teniente coronel Augusto Vidal, se encuentra en el frente de batalla.

Aunque Buenos Aires esté lejos, la guerra lo enrarece todo. El compás de espera que viven en su casa lo aproxima a Fátima, su madrastra. Entre ellos surgirá un deseo desconocido e irrefrenable, un amor con la fuerza arrasadora de la libertad. Una pasión cargada de erotismo que tendrá consecuencias devastadoras.

Sergio Olguín ha escrito una novela que deja al desnudo los alcances insospechados del horror en tiempos de muerte y opresión. Una obra conmovedora que reúne los mejores atributos de su literatura: la gracia, la belleza, la oscuridad.

Continuar leyendo

Feliz cumple querido Gabo

Gabo

hoy lunes cumpliría 90 años nuestro querido Gabo.

Gabriel José de la Concordia García Márquez nacido en Aracataca, el 6 de marzo de 1927 -Ciudad de México, más conocido como

Gabriel García Márquez, fue un escritor, novelista, cuentista, guionista, editor y periodista colombiano.

En 1982 recibió el Premio Nobel de Literatura.

Fue conocido familiarmente y por sus amigos como Gabito (hipocorístico guajiro para Gabriel), o por su apócope Gabo desde que Eduardo Zalamea Borda, subdirector del diario El Espectador, comenzara a llamarlo así.

Está relacionado de manera inherente con el realismo mágico y su obra más conocida, la novela Cien años de soledad, es considerada una de las más representativas de este movimiento literario e incluso se considera que por el éxito de la novela es que tal término se aplica a la literatura surgida a partir de los años sesenta en Latinoamérica.

En 2007, la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española lanzaron una edición popular conmemorativa de esta novela, por considerarla parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos.

Fue famoso tanto por su genialidad como escritor como por su postura política. Su amistad con el líder cubano Fidel Castro fue bastante conocida en el mundo literario y político.

Entre sus novelas más importantes figuran Cien años de soledad, El coronel no tiene quien le escriba, Relato de un náufrago, Crónica de una muerte anunciada, La mala hora, El general en su laberinto, el libro de relatos Doce cuentos peregrinos, El amor en los tiempos del cólera y Diatriba de amor contra un hombre sentado. En el año 2002 publicó la primera parte de su autobiografía, Vivir para contarla; en 2004 volvió a la ficción con Memoria de mis putas tristes, y en 2012 sus relatos fueron recopilados en Todos los cuentos.

Continuar leyendo

Elisabet Benavent revitaliza el boom de las novelas chick lit

BENAVENT-E_MARTINA_HEADER_LIBROS-Y-LIBREROS

La exitosa española Elisabet Benavent llega con Horizonte Martina, su esperado dúo de novelas chick lit

martina 1 La exitosa escritora española Elisabet Benavent regresa a las librerías de la mano de su esperada bilogía chick lit denominada Horizonte Martina, una apasionada y humorística historia de amor entre hornallas, sartenes y cacerolas.
Autora de las sagas Valeria (2013), Silvia (2014), y la trilogía Mi elección (2014-15), que en conjunto llevan más de 500.000 ejemplares vendidos en su país, el dúo de nuevos textos presenta un argumento romántico con toques eróticos, pinceladas de ironía y un fino sentido del humor que ofrece emociones intensas, intriga y un marcado vértigo con giros inesperados.
Según contó la valenciana nacida en 1984 a medios internacionales, su obra respondió en parte a un profundo anhelo por “ambientar una novela en el mundo de la alta cocina”, aunque rápidamente amplió diciendo que la trama “no (se centra) tanto en la propia cocina sino en cómo se canaliza la pasión en ella”.
Narrada en primera persona por Martina, en estos libros de considerable extensión (672 y 704, respectivamente) y contemporáneos (se desarrollan entre 2012 y 2014) la literata europea también relata los días de fuertes personajes secundarios, tales como Amaia o Sandra, quienes se convierten en personajes centrales durante muchos pasajes.
El subgénero de la novela romántica denominado chick lit proviene del argot estadounidense chick, que equivale a chica o pollita como suelen llamar a las jóvenes, y lit, que refiere a literatura, novelas están orientados hacia las mujeres más jóvenes (entre los veinte y los treinta años), especialmente solteras y profesionales.
martina 2 Entre las máximas referentes de esta “literatura para chicas”, término creado en 1995 por los novelistas estadounidenses Cris Mazza y Jeffrey DeShell, cuando lo emplearon a modo de título mordaz en su antología “Chick lit: Ficción postfeminista”, se encuentran la irlandesa -considerada una de las fundadoras- Marian Keyes (“Lucy Sullivan se casa” o “¿Quién te lo ha contado?”) y las norteamericanas Candace Bushnell (“Sex and the City”, “Mujeres de Manhattan” o “Tras la pasarela”, entre otros) y Lauren Weisberger (“El diablo viste de Prada” y “La venganza viste de Prada”).
Horizonte Martina, una bilogía que exhibe una historia de amor incontenible, súbita y muy auténtica demostrando que cuando la pasión se hace presente ni ciertos temores del corazón pueden impedir que se ame hasta al ser más inesperado.

Continuar leyendo