Epidemia, amor y poder

Una novela que esta dando que hablar y que le esta gustando a todo el mundo es “Los que duermen en el polvo”, de Horacio Convertini, en clave de ciencia ficción, ofrece la historia de un hombre desdichado que aterriza en un barrio porteño asediado por personas infectadas antropófagas.

 

Escenario apocalíptico, esbozos de ‘zombies’ lentos que buscan carne humana, crisis matrimonial, intrigas políticas y asesinatos y desapariciones. Aunque parecieran reunidos por el azar o por una imaginación forzada (ejemplos reales no faltan), esta combinación de elementos en la reciente obra de Horacio Convertini Los que duermen en el polvo(Alfaguara), confecciona una novela cuidadosamente compacta que refleja las consecuencias de la pérdida y la oscuridad que emana de las personas ante situaciones extraordinarias y difíciles, develando la naturaleza macabra que llevamos dentro.

 

Jorge es el personaje principal y único narrador de la obra. Inserto en un matrimonio asfixiante, a este periodista y funcionario nacional lo sorprende el estallido de una extraña y misteriosa epidemia que se extiende rápidamente por la mayor parte de la Argentina, convirtiendo a los infectados en “bichos” en podredumbre y devoradores de personas a los que, en algunos casos, les transmiten el mal. Luego de permanecer en Río Gallegos, la nueva capital nacional, y tras la desaparición de su esposa Érica, Jorge decide regresar a Buenos Aires e instalarse en lo que fuera el barrio de Nueva Pompeya, el único reducto que fue fortificado y fuertemente armado para la resistencia militar.

Mientras Jorge intenta despegarse de la figura omnipresente de Érica e inicia una especie de romance con una jovencita, se desata una serie de asesinatos que disparan todo tipo de sospechas, y obliga al encargado del fuerte, el iracundo Lele Figueroa, a ir detrás de la verdad.

Una de las fortalezas de Los que duermen en el polvo reside en la construcción y el tejido de la trama, similar a una partida de ajedrez, que resulta en una mezcla interesante de géneros literarios. El contexto noir de terror desatado por la epidemia, los “bichos” y los homicidios sin resolver, que tiene a Nueva Pompeya como epicentro de esperanzas (uno de los recursos explotados anteriormente por el autor en otros textos), se transforma en una plataforma de intrigas, manipulaciones y negociados políticos interesados en la fervorosidad del poder y la transformación. El Lele Figueroa es su máximo exponente: político ambicioso, borracho y fumador, cuya tenacidad y perseverancia dentro de las estructuras gubernamentales lo ciegan de la realidad, en la búsqueda de la reconquista para alcanzar los laureles de la heroicidad: “Lo único seguro es que ese momento va a llegar y que se nos ordenará ampliar la frontera, iniciar una guerra de reconquista para limpiar el país y volver a ser lo que fuimos. Y yo, como primer interventor de la Buenos Aires recuperada, estaré en la vanguardia”.

Por otro lado, la relación de Jorge y Érica antes y después de los “bichos”, la posterior desaparición de la mujer y los pensamientos del protagonista marcan el principal atractivo de la novela. De hecho, la narración de Jorge se va ennegreciendo en el transcurso de las páginas, y adquiere tintes psicopáticos y traumatizados. Un hombre que se auto menosprecia intelectual y sexualmente, que ama y odia a su esposa por la superioridad y capacidad de manipulación afectiva de ésta (“Los ojos escrutadores de Érica me sobrevolaban, como los de un dios que sabe todo y que por eso no juzga, sólo administra la condena del desdén”), va degenerando en una espiral de rencor que, en cierto punto del relato, va perdiendo todo atisbo de certezas, pero que, consecuentemente, encierra claves escondidas en esa corriente de recuerdos imperfectos y persistentes. Esa inspiración en el thriller psicológico arrastra al lector a una incertidumbre que durará hasta la última página. Y promete sorpresas inesperadas.

Los que duermen en el polvo conjuga temáticas interrelacionadas que la convierten en una obra atrapante: la resignación a la pérdida, el desprendimiento de lo celosamente retenido, el engaño como herramienta de lo persuasivo, las difuminaciones entre lo bueno y lo malo, y la violencia en sus facetas físicas y psicológicas insertas en situaciones extremas. Quizás las diferencias entre sanos y “bichos” sean tan solo meras apariencias.

Fuente : MDZ diario On line

http://www.mdzol.com/nota/752343-epidemia-amor-y-poder/

Continuar leyendo

El mono en el remolino, el libro de apuntes de Selva Almada

Lo que se viene.

Una de las flamantes novedades de septiembre es el Diario del rodaje de la esperada película de Lucrecia Martel sobre Zama, de Antonio Di Benedetto. 

mono en el remolinoEl mono en el remolino se llama el nuevo libro de Selva Almada que está saliendo a la venta. Allí la entrerriana escribe su enfoque sobre el rodaje de Lucrecia Martel que se juega su merecidísimo prestigio llevando a la pantalla grande una de las mejores novelas de la literatura nacional: Zama, de Antonio Di Benedetto. “Son textos escritos en tercera persona, en su mayoría”, detalló a Entre Ríos Ahora. Aquí su experiencia.La Ciénaga, La Niña Santa, La Mujer sin cabeza, el cine de Martel va dejando marcas, con historias hechas de climas, silencios que narran y gritan, palabras justas, miradas que murmuran. Por eso ahora tal vez el riesgo sea mayor. Martel se mete con una de las grandes novelas de la literatura Argentina: lo que estrena el 28 de septiembre es Zama, una película basada en la historia homónima de Antonio Di Benedetto.

Antes del estreno, se antepone la salida de un libro que se acopla al viaje, lo prologa y a la vez hace su propia historia. Y ese libro lo escribe y lo firma la autora de El viento que arrasa, Ladrilleros, Chicas muertas, títulos que han resultado centrales en la literatura argentina de la última década.

Selva Almada es una de las principales referentes de la narrativa nacional que se escribe hoy. Y es ella la autora de El mono en el remolino, notas del rodaje de Zama de Lucrecia Martel, que Literatura Random House llevará a las bateas de todas las librerías a partir de la semana próxima.

¿Cómo surgió la propuesta de escribir el libro?
“La idea del libro fue de los productores de la película, Santiago Gallelli y Benjamín Domenech, de Rei Cine. Y Lucrecia Martel les sugirió mi nombre. A mí me gustó enseguida la propuesta, sobre todo porque era muy abierta: ir, mirar y después escribir lo que se me antojara”.

¿De qué modo organizaste el trabajo y cómo lo encaraste? ¿Al estilo de un cronista, de un observador, de un escritor que se mueve detrás de escena?
“Yo no podía estar los dos meses y medio que iba a durar el rodaje porque ya tenía otros compromisos asumidos. Así que de entrada deseché la idea de escribir un diario de rodaje. Cuando estuve allí tomé notas, observé, conversé con la gente (tanto los técnicos como los actores no profesionales). Una vez que empecé a pensar el libro, pasado el rodaje, fue pasando por diversas formas (un libro de entrevistas, un libro sobre la Zama de Martel y un intento anterior de hacer Zama que había tenido como director a Nicolás Sarquís, en los 80), finalmente terminó siendo esto que es: un libro con mis impresiones, con cosas que me llamaron la atención, con trazos del paisaje. Son textos escritos en tercera persona, en su mayoría. Hay uno largo que es una transcripción apenas intervenida, de una charla con una mujer qom”.

¿Qué tipo de relación, si es que se dio, tuviste con la directora y los actores?
“Con Lucrecia nos conocíamos, estábamos trabajando juntas en un proyecto que finalmente no prosperó. Pero durante el rodaje no tuvimos mucho tiempo de conversar; ella tiene una presencia central en todo el trabajo, se involucra completamente en cada escena y en cada cosa detrás de la escena, antes, durante, después? una vez que terminaba el día de rodaje, ella seguía trabajando con los técnicos o reuniéndose con los actores, planeando el día siguiente. Mi rol era de simple observadora y la verdad es que traté de interferir lo menos posible en el trabajo de los demás”.
Su relación con el libro

¿Cómo es escribir sobre la grabación de una peli? ¿Habías estado antes en un detrás de escena?
“No, es la primera y única vez que estuve en un rodaje. Fue una experiencia interesante ver cómo trabaja Lucrecia y cómo trabaja todo el equipo, su entrega y su admiración hacia ella. Y también ver trabajar a personas que no tienen una formación actoral, en algunos casos ni siquiera un contacto con el cine como espectadores”.

¿Habías leído Zama? ¿Qué te había parecido el libro? 
“Sí, había leído la novela hacía unos cuantos años. Recuerdo que me la regalaron, la empecé, la abandoné, luego se la presté a un amigo, a él lo fascinó y me dijo que no entendía cómo no la había leído. Así que su entusiasmo me hizo volver al libro y ya en la primera página yo también me pregunté cómo era posible que lo hubiese abandonado antes: me encantó; la escena del mono en el remolino es tan hermosa? y al mismo tiempo, ahí en la primera página, en ese mono que no se decide a irse, está la clave de la novela. Es un gran libro”.

¿Qué peli de Lucrecia Martel habías visto y cuál es tu preferida?
“Sí, yo admiro muchísimo lo que hace Martel. Vi todas sus películas, hasta un corto que hizo cuando era estudiante o apenas había terminado la carrera: Rey muerto. A mí me gustan todas sus películas. La ciénagaes la que vi más veces, nunca me canso y cada vez que la pesco en la tele no puedo cambiar el canal”.

¿Te gusta escribir para cine?
“El año pasado trabajé en un guión para una productora canadiense. Y ahora estoy escribiendo con Maximiliano Schonfeld (director entrerriano, integrante de la llamada pandilla cerspense junto a Ivan Fund y Eduardo Crespo) el guión de su próxima película”.

Sobre el libro
La toma que se repite. Los susurros de los qom y su prolijo caminar de fila escolar ante las cámaras. Las máquinas que se empantanan. El calor y el barro. Los trajes y las pelucas. El casting. Pueblos fantasma transformados en escenografía; vecinos, en españoles e indígenas; campos, en los páramos donde Don Diego de Zama espera en vano el ascenso que lo saque del ostracismo y la apatía. Mientras Lucrecia Martel filma, Selva Almada observa, pregunta, escribe. Y esas notas -sutiles, líricas- son mucho más que un inspirado e irreverente diario de filmación: son un dispositivo óptico, sensible, que ilumina, fragmenta y profundiza en el mito literario de Zama, atravesando las páginas y las imágenes, de la película al libro.

Fuente: Entre Ríos Ahora.

Continuar leyendo

It al cine

Ahora en septiembre, el 21 se estrena la remake de It, el clásico del amo del miedo Stephen King.

¿Estás preparado para tanto miedo?

It (en idioma español, «Eso») es una novela de terror publicada en 1986 por el escritor estadounidense Stephen King. Cuenta la historia de un grupo de chicos que son aterrorizados por un malvado monstruo -al que llaman «Eso»- que es capaz de cambiar de forma, alimentándose del terror que produce en sus víctimas.

Argumento
La historia se desarrolla alternada en dos épocas: el pasado (1957-58) y el presente (1985). Los hechos acontecen en la comunidad de Derry, en el estado de Maine, Estados Unidos. Bajo la ciudad, a un nivel inconsciente para todos los pobladores, habita un monstruo despiadado de apetito insaciable; esta malévola criatura atormenta a la comunidad desde tiempos remotos. El monstruo es un ser ajeno a este mundo, capaz de leer las mentes y manifestarse como sus miedos, los cuales constituyen su alimento (preferiblemente los de los niños y adolescentes, cuyos temores son muy sencillos de elaborar). Su disfraz más común es el de un payaso, Pennywise, con el que atrae a sus víctimas.

Aunque permanece oculto y acechando la mayor parte del tiempo, se enfrenta dos veces con los protagonistas de la historia, siete niños que se hacen llamar «Los Perdedores» cuyos nombres son: Bill Denbrough, Ben Hanscom, Beverly Marsh, Richie Tozier, Eddie Kaspbrak, Mike Hanlon y Stan Uris.

El primer encuentro (en 1958) sucede cuando son niños, asustados e indefensos, pero con una poderosa capacidad de imaginar; unidos por sus lazos de amistad, reúnen la fuerza para enfrentarse a Eso y detener su ataque. Para lograrlo, se enfrentan a Eso en primer lugar, en la casa abandonada en Neibolt Street, después en su guarida (una vieja red de cloacas bajo la ciudad). En esta guarida, el monstruo toma la forma de una araña gigante y sale gravemente herido aunque logra escapar. Entonces, los niños hacen un pacto: Si Eso regresa, ellos también regresarán. Con el tiempo todos, excepto Mike, se van del pueblo y continúan con sus vidas. Incluso comienzan a perder los recuerdos de su infancia.

 

Continuar leyendo

Punto ciego

Entre los libros que no te podes perder, encontramos un extraordinario ensayo sobre literatura de la mano de Javier Cercas, El punto ciego.

En él habla del hallazgo de un físico, Edme Mariotte en el siglo XVII: los ojos tienen un lugar sin detectores de luz en los que no se ve nada.

Y ahí Cercas trabaja sobre ese idea, sostiene que en el centro de algunas novelas, como El Quijote o Moby Dick, existe un punto ciego, un punto a través del cual no es posible ver nada. “Es a través de esa oscuridad a través de la cual iluminan estas novelas; es precisamente a través de ese silencio a través del cual estas novelas se tornan elocuentes”, escribió.

Las novelas del punto ciego y la mayoría de la suyas -sostiene- tienen un mecanismo parecido. “Formulan una pregunta, y el resto de la novela consiste, de una forma más o menos visible, en un intento de responderla, hasta que al final la respuesta es que no hay respuesta”, dice. El punto ciego es un mapeo de sus lecturas: desdeEl Quijote -la primera novela, define-, Borges -el primer posmoderno- y muchas de las novelas y novelistas que le interesan, incluida la discusión e ingeniería de su propia obra.

Acá va una síntesis en sus palabras, te invitamos a conocer a Javier Cercas

En 2015, Javier Cercas ocupó la cátedra Weidenfeld de Literatura Europea Comparada de la Universidad de Oxford, honor en el que le habían precedido figuras como George Steiner, Mario Vargas Llosa o Umberto Eco. Basándose en las conferencias allí impartidas, ha escrito un libro que posee la coherencia estructural y la voluntad estilística de una novela. En él realiza una triple y complementaria operación. En primer lugar, formula una originalísima teoría de la novela surgida de su propia experiencia como escritor y de la relectura de algunas obras fundamentales, del Quijote para acá. En segundo lugar, define y vindica algunos rasgos de la novela del siglo XXI, que son los de la mejor novela de siempre: su ironía y ambigüedad esenciales, su innegociable deber de innovación, su naturaleza gozosamente omnívora, sus intrincadas relaciones con lo ficticio y lo real. En tercer lugar, reflexiona sobre el sentido actual de la novela, del novelista y de la incierta y desprestigiada figura del intelectual. El resultado es un libro clave para entender la narrativa de nuestro tiempo.

Continuar leyendo

¿Sabes que es un lector?

El 24 de agosto , se fijó como como fecha conmemorativa de la lectura. Se homenajea así también el natalicio de Jorge Luis Borges, quien alimentó esa pasión a lo largo de su vida y la transmitió en sus libros

Se nos ocurre contarte algo de historia alrededor de la palabra lector

¿Sabes que es un lector?

lectores.1

La palabra lector es de origen latino y define a una persona que lee en silencio o en voz alta, para sí mismo o para otros.

Lo qué quizás no sabías, es que también es un título específico, que mantiene su nombre latino en algunos idiomas, como por ejemplo en el idioma inglés y en lenguas eslavas (lektor o lecturer). Por eso hay como diferentes disciplinas:

Un lector académico es un profesor que enseña y explica en su lengua materna en universidades extranjeras, por ejemplo en los departamentos universitarios de lenguas modernas o en los centros de idiomas que dependen de las universidades. El lector imparte cursos de su lengua y cultura materna, pero también puede impartir cursos de literatura. La mayoría de las universidades de Europa tienen lectores en sus departamentos de Filología moderna. Se exige para ser lector, como mínimo, tener el título universitario de una filología moderna, si bien las universidades inglesas exigen también el título de doctor para acceder a este cargo.

Un profesor lector es según la organización académica de muchos países un profesor no titular, que tiene el grado de doctor y que desarrolla actividades de docencia e investigación, y que aspira tras un período temporal a un puesto de profesor titular.

Un lector eclesiástico es la persona que lee las escrituras sagradas en un oficio religioso, y que en la Iglesia ortodoxa recibe del obispo una ordenación menor, formando parte del clero, mientras que en la Iglesia católica, según la Ministeria quaedam del papa Pablo VI es uno de los ministerios laicos.

Un lector cinematográfico, en algunos países (como, por ejemplo Polonia), donde en lugar de doblar o de usar subtítulos en las películas, es la persona que lee o relata a los espectadores lo que va sucediendo. Esto también se conoce como traducción de Gavrilov.

Históricamente, en las fábricas de puros los sindicatos o los propios empleados de la fábrica por medio de colectas, pagaban a personas para que leyeran libros o periódicos a los trabajadores mientras trabajaban. Esta tradición surgió, aparentemente, en Cuba, donde aún se practica. En los Estados Unidos terminó tras la huelga de cigarreros de Tampa en 1931.

Continuar leyendo