Recomendada: Natalia Ginzburg

La vida de Natalia Ginzburg estuvo signada sucesivamente por la casa familiar, la figura pintoresca y concentrada del padre, por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial y el fascismo en Italia. Se convirtió en una escritora que supo crear un universo cotidiano y a la vez social, tanto en su obra narrativa como en sus ensayos. Desde los años noventa, en Argentina, se le empezó a dedicar especial atención a su obra.

Ahora, a cien años de su nacimiento en 1916, Lumen publica como homenaje Todos nuestros ayeres, la que quizás haya sido su novela más reconocida.

Natalia Ginzburg, de soltera Natalia Levi, fue traductora y una de las más importantes novelistas italianas del siglo XX. Escribió teatro, novelas y cuentos de variada temática, pero sobre todo centrados en el microcosmos de las relaciones familiares. Algunas de sus obras más importantes son A propósito de las mujeres, “Voces en la noche”, “Léxico familiar” , “La ciudad y la casa” y “Todos nuestros ayeres

Natalia Ginzburg vivía en Turín en esa casa de los gritos, y donde circulaban amigos de su padre y sus hermanos, profesores y científicos antifascistas. Allí conoció a Leone Ginzburg, su marido, de quien tomó el apellido y la pasión por la literatura rusa y el que junto a Cesare Pavese y Giulio Einaudi (también amigos) fundarán una editorial inigualable. Obsesionados por las traducciones, creían que leer rusos y norteamericanos podría salvar a Italia de la brutalidad de Mussolini.

Y lo lograron: Melville, Dickens, Tolstoi. Y tantos otros que llegaron a editarse incluso después de que Leone fuera asesinado a golpes por los nazis en la cárcel de Regina Coeli en 1944 y que Pavese se suicidara sin que nadie pudiera imaginarlo, un verano al fin de la guerra.

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *